No se luchará contra el cambio climático hasta que no se vea que es un problema económico

climate-change-money-diarioecologia

Christopher Field, director del departamento de Ecología Global de la Carnegie Institution for Science y ganador del premio Fundación BBVA Fronteras del Conocimiento en Cambio Climático, afirmó que “no se luchará contra el cambio climático hasta que no se vea que es un problema económico”.

Durante una rueda de prensa para presentar los análisis del último informe de Naciones Unidas sobre los efectos del cambio climático, Field resaltó la necesidad de gestionar el riesgo y llegar a pactos lo antes posible para evitar escenarios catastróficos en el futuro. “Hay que trabajar para gestionar mejor los riesgos y evitar grandes impactos más allá de los que ya hemos sufrido en todo el planeta”, destacó el catedrático de la Universidad de Stanford.

Field hizo especial hincapié en la arbitrariedad e imparcialidad de las catástrofes medioambientales, al poner de ejemplo las inundaciones acontecidas hace meses en la ciudad de Nueva York: “Uno de los factores clave es la vulnerabilidad contra el cambio climático, que tiene lugar tanto en áreas donde reina la pobreza, la desigualdad y los desequilibrios políticos, como en los países ricos y con un entramado político, social y económico fuerte”.
Copresidente del Grupo de trabajo II del Panel Intergubernamental sobre Cambio Climático (IPCC), Field presentó dos escenarios futuros para la segunda mitad del siglo XXI en base a los datos del informe de Naciones Unidas. La diferencia entre ambos radica en la disminución de las emisiones de CO2. La primera de las opciones introduciría un aumento de la temperatura global máximo de hasta seis grados Celsius, un incremento dañino para la población humana.

Por su parte, la segunda alternativa baraja un aumento de dos grados, un cambio que, en palabras del experto, se podría sobrellevar. Para que este escenario tuviese lugar, sería necesario un pacto para limitar la emisión de carbono y el uso de energías alternativas. “Si actuamos ahora, podremos evitar incrementos de hasta cinco grados en algunas zonas a final de siglo, salvaguardando especies en peligro de extinción, lugares de importancia histórica, impactos agregados globales y sorteando eventos meteorológicos extremos”, previno Field.

No obstante, este especialista en medio ambiente se mostró esperanzado al señalar que ya distintos países están llevando a cabo acciones para adaptarse a las necesidades climáticas actuales y futuras, con independencia de lo que suceda en la Cumbre sobre Cambio Climático que tendrá lugar en París en el año 2015, de la que espera un pacto positivo para el planeta.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Ir arriba