OIT: El actual modelo de desarrollo ha demostrado ser ineficiente e insostenible para el medioambiente

modelo

El director general de la Organización Internacional del Trabajo, Juan Somavia, afirmó hoy que el actual modelo de desarrollo ha demostrado ser ineficiente e insostenible para el medioambiente, las economías y las sociedades.

Precisó que se debe pasar de manera urgente a un enfoque razonable mediante la adopción de políticas en el que las personas y el planeta jueguen un papel central.

El directivo adelantó que la próxima conferencia de las Naciones Unidas Rio+20 será un momento decisivo para garantizar que el trabajo decente y la inclusión social formen parte integral de cualquier estrategia futura de desarrollo.

Un informe de la Iniciativa Empleos Verdes de la OIT, que presentó en la 101 Conferencia de esa organización, analiza el impacto que la ecologización de la economía puede tener sobre el empleo, los ingresos y el desarrollo sostenible en general.

Al menos la mitad de la fuerza de trabajo a nivel global, equivalente a mil 500 millones de personas, se verá impactada por la transición hacia una economía más verde, indica el texto.

Subraya que si bien los cambios serán percibidos a través de toda la economía, se estima que son ocho los sectores que desempeñarán un papel central por ser los más afectados: agricultura, silvicultura, pesca, energía, industria manufacturera, reciclaje, construcción y transporte.

Destaca el documento que decenas de millones de empleos ya han sido creados por esta transformación y ejemplifica que el sector de la energía renovable emplea en la actualidad a cerca de cinco millones de trabajadores, más del doble en el período 2006-2010.

Puntualiza, además, que la eficiencia energética es otra fuente importante de empleos verdes, en particular en la industria de la construcción, el sector más afectado por la crisis económica.

De acuerdo con el estudio solo en la Unión Europea existen 14,6 millones de puestos laborales directos e indirectos en la protección de la biodiversidad y en la rehabilitación de recursos naturales y bosques.

También resalta las experiencias de Colombia, Brasil y otros países que demuestran que la formalización y organización de los 15-20 millones de recolectores de desperdicios informales podría generar importantes beneficios económicos, sociales y ambientales.

En Alemania, el programa de renovación de edificios para mejorar la eficiencia energética ha movilizado 100 mil millones de dólares en inversiones, proceso que reduce las facturas del consumo, evita emisiones y genera cerca de 300 mil trabajos al año.

Los beneficios netos hacia una economía más verde, en términos de empleo total mundial se estiman en entre 0,5 y 2 por ciento, marcadamente superiores en las naciones emergentes y en desarrollo por encima de los países industrializados.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Ir arriba