Panama: El camino es el desarrollo sustentable

Me ha agradado saber que poco a poco dentro del mundo político el tema ambiental y desarrollo sustentable está calando, está siendo internalizado por los líderes y gerentes, no como un punto de honor ni estrategia populista sino como un pilar para la gobernabilidad. Digo esto porque al final muchos de los temas que más nos aquejan tienen que ver con los impactos ambientales y la mala planificación urbana de la mayoría de las ciudades y asentamientos. No ha sido posible salvo pocas excepciones identificar una estrategia de ordenamiento ambiental y territorial dentro de la gestión pública y privada.

Ahora más que nunca sufrimos las consecuencias de esta mala práctica, lluvias fuera de temporada, sequías extremas, difícil acceso de los servicios públicos a algunas zonas de las ciudades y pueblos, falta de conciencia en la sociedad, caos vehicular, economía esencialmente petrolera entre otros. Cuando el elemento ambiental está ausente sucede que ciertas políticas económicas, sociales y de infraestructura fallan. Y es que lo ambiental termina siendo un factor integrador entre las distintas áreas. Por eso se ha hecho énfasis a nivel mundial desarrollar estrategias que incluyan lo ecológico.

Nuevamente está en el tapete el famoso concepto de desarrollo sustentable, estoy convencido de que ese es el camino, ¿Cómo visualizo ese camino? Un ejemplo muy básico y simple para entender es analizar cómo se desarrollan los urbanismos en la ciudad. Proyectos inmensos en áreas verdes protegidas o parques nacionales, que no cuentan con disponibilidad de agua, no se evalúan criterios de diseño de los servicios públicos como el alumbrado, cableado. Y terminamos teniendo un monstruo de mil cabezas imposible de manejar. El desarrollo sustentable plantea en cambio, tomar en cuenta el manejo de recursos de tal forma que perdure en el tiempo, se estudian las disponibilidades de recursos y lo más importante, su ciclo de vida. Es decir, los urbanismos son vistos como un elemento que modifica el ambiente y por ende debe tener mecanismos y procesos para manejar sus impactos ambientales.

Y así como en planificación urbana, debe trabajarse en la gestión petrolera, minera, manufacturera y comercio en general. Otro ejemplo claro es la disminución de materiales de empaque de los productos, en estos tiempos de alto consumismo, la estrategia publicitaria y de mercadeo actualmente fijan las pautas para el empaque sin tomar en cuenta el elemento ambiental. Sin embargo, podemos fijar nuevas estrategias de usar menos materiales y en todo caso reciclados para una mejor presentación de productos colaborando efectivamente con el ambiente.

Así como los ejemplos anteriores, existe gran cantidad de modelos de gestión basados en el desarrollo sustentable y no son modelos a nivel macro sino a nivel local, donde el ciudadano, juzga la gestión pública y privada. ¿Es imposible hacerlo? Por supuesto que no, existen las herramientas, el conocimiento y ahora está creciendo la voluntad política para lograrlo, la madurez ambiental es un hecho y no podemos desviarnos del camino.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Ir arriba