Panamá enfrenta cada día una amenaza: la contaminación ambiental

Panamá enfrenta cada día una amenaza: la contaminación ambiental. Esta la generan mas de 300 mil vehículos que cubren la ciudad de un denso smog, que muchas veces hasta afectan la planea visibilidad en la capital.
Los panameños se están contaminando, dijo Vasco Duke Hernández, Jefe de Sección del Instituto Especializado de Análisis (IEA) de la Universidad de Panamá.

Esto se evidencia en pruebas recolectadas por los aparatos de monitoreo que recogen los aires contaminados.
En el año 2011, subieron los índices de contaminación, y es lógico por el aumento de vehículos en circulación. Los niños y ancianos son aquellos grupos de personas más expuestos a este peligro, manifestó el químico.

Otro preocupado es Jerónimo Averza, director del IEA, quien lamenta que en el país nadie quiere hacer caso a este grave y serio problema de la contaminación ambiental. Es como la fábula de aquí viene el lobo, viene el lobo, sostuvo.

De acuerdo a este profesional, los carros deberían tener un aparato especial convertidor catalítico de tres vías con un alimentador de oxígeno que permita hacer combustión completa.

Cuando no es completa la combustión como sucede con los autos sin motores ajustados aparecen los óxidos de azufre, nitrógeno, y ozono, y estas partículas en suspensión van directamente a las vías respiratorias, y por tal razón las enfermedades en ese sentido crecieron por la contaminación existente en la capital y envenenamientos por el aire, advirtió Averza.

«No tenemos que ser ningunos sabios o genios» y poseer aparatos especiales para poder comprobar que existe el smog, que en múltiples ocasiones aparece como un casquete que desde el aire no permite ver bien la ciudad.

Esta grave anomalía ambiental obligó a los gobiernos de México, Venezuela y en Chile, a paralizar el movimiento de autos sin convertidor catalítico, reduciendo a un tercio la flota de vehículo, explicó el director del IEA.

Jerónimo Averza destacó que el Swisscontact, la Fundación Suiza de Cooperación para el Desarrollo Técnico, ha instalado siete torres de monitoreo en la ciudad de Panamá la cuales han captado la contaminación ambiental con equipos prestados y donados a los investigadores universitarios.

Desde mediados de esta década se realizan de manera permanente estudios muy serios sobre los efectos tóxicos en el aire y en el ser humano causados por las emisiones de gases nocivos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Ir arriba