Panamá tiene petroleo y ya se estudia su explotación

Panamá ingresará al club de los países petroleros de América Latina, luego de que se confirmara la existencia de una reserva de 900 millones de barriles de petróleo y/o gas, ubicados en las cuencas Garachiné-Sambú y Bayano-Chucunaque-Atrato, ambos en la provincia de Darién. Aunque para algunos miembros del gobierno esta es una excelente noticia para muchos otros panameños el solo hecho de pensar en destruir parte del Darien (un area selvatica, utilizada por cientificos e investigadores por su riquisima biodiversidad), nos preocupa muchisimo. Y es que como existe petroleo PAnama tambien es un pais que cuenta con mas de 300 dias intenso de sol al año, lo que podria convertirnos en productores de energia solar, tambien contamos con areas apropiadas para el aprovechamiento de la energia de los vientos, energia eolica. Asi que cualquier inversion que se haga para la explotación de petroleo, podria hacerse para el desarrollo de energias alternativas, con las diferentes ventajas que esto representa, pero eso depende de la voluntad politica.

Roberto Henríquez, ministro de Comercio e Industrias precisó que la existencia del «oro negro» fue confirmada por una firma de consultores internacionales que realizó el estudio preliminar en la mencionada zona montañosa donde se tenía evidencias de existencia de petróleo.

Henríquez también estimó que la explotación de este recurso, aún no cuantificado en términos definitivos, podría tomar alrededor de entre cinco y siete años y que recién se han dado los primeros pasos con la exploración de esta zona.

El estudio de factibilidad geológico de la empresa estadounidense OTS Latin America LLC., reveló que las cuencas tienen el potencial para el descubrimiento comercial de hidrocarburos, lo que representará al país 15 mil millones de dólares en concepto de regalías e impuestos, estimando el precio del barril en los 100 dólares, en un período de 20 años.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Ir arriba