Panama y Centroamérica apuestan por el bambú para el desarrollo sostenible

El bambú es un aliado ecológico importante en la protección del ambiente, es un captador de dióxido de carbono mucho más eficiente que la mayoría de los árboles del bosque tropical, sus requerimientos de agua son mínimos y sus raíces son una excelente protección del deslave.

Convencidos de que el bambú es el “acero vegetal” del futuro, ambientalistas, investigadores y productores lanzaron en Panamá la Red Centroamericana del Bambú, para promover el cultivo y uso de materiales en la construcción de viviendas ecológicas.

En el Primer Encuentro Centroamericano del Bambú, en el que participan expertos de Costa Rica, Guatemala, Colombia, Cuba, Ecuador, Alemania, Suiza y Panamá. se aprobó la realizacion de un estudio para hacer un inventario de la cantidad de bambú que hay en la subregión, que podría desarrollar el cultivo en suelos franco-arenosos con presencia de agua, con fines de comercialización.

En el mundo hay 1.400 especies. De ellas, unas 600 están en Latinoamérica, de las cuales 80 son del género guadua. Unas 40 especies de guadua pertenecen a Centroamérica, donde hay diversos estudios sobre su uso y aplicación en la industria de casas, la confección de muebles y ornamentos.

El bambú es una gramínea de tallos leñosos propia de las zonas tropicales de los continentes. Es de rápido crecimiento y algunas especies pueden alcanzar hasta los 35 metros de altura en su madurez. Se estima que una plantación de guadua podría ser cosechada en 3,5 a 4,5 años después de la siembra planificada.

Es tan fuerte que en China, las autoridades aprobaron su uso en columnas y terrazas de edificios. Estudios realizados en laboratorios en Alemania demostraron que el bambú es ligero, flexible y extraordinariamente sólido, y debería ser considerado como elemento de construcción en zonas de riesgo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Ir arriba