Panamá ya cuenta con su primera planta de etanol a base de yuca

Panamá sacrificará parte de su producción nacional de yuca como alimento para convertir esa raíz en etanol en una fábrica de capital holandés, Agro2, que hoy puso en movimiento sus máquinas transformadoras.
La usina, ubicada en la provincia de Veraguas, procesará en su primera fase la suficiente cantidad del tubérculo para producir 500 litros diarios del combustible que será quemado por los motores de los autos mediante una mezcla con gasolina clásica de hidrocarburos.

Una planta de demostración (Demo) muestra un paso importante hacia el desarrollo de la industria de producción de etanol de 10 mil litros diarios, que será completada a mediados del 2012 en la provincia de Veraguas, indica una información de prensa.
«Esta planta Demo es clave para la ingeniería de innovadores proyectos para producir etanol. Esperamos sirva la experiencia que ganamos construyendo esta primera parte del proyecto para continuar el empuje hacia los biocombustibles en Panamá», dijo el director general y dueño de Agro2, Frans van Hulle.

Según la información, Agro2 cuenta con el apoyo financiero del gobierno de Holanda.
A finales de este año la planta pasará por la revisión para la Certificación Internacional de Sustentabilidad de Biomasa y Biocombustibles, haciéndola una de las pocas en la región que han sido certificadas para vender biomasa en Estados Unidos, y la primera en Panamá, indica el reporte de prensa.

Panamá es un importante productor y consumidor de yuca, raíz que alimenta a millones de personas en las zonas más empobrecidas de África, Asia, América Latina y el Caribe.

La FAO calcula que los pueblos de esos lugares consumen la mayor parte de los más de 200 millones de toneladas que se cultivan a nivel global. La mandioca se come en su forma natural, hervida, o en sus numerosas variantes industriales.

En la actualidad, la industria azucarera es la responsable de la producción de alcohol carburante. Sin embargo, la yuca constituye una excelente fuente para dicha producción, gracias a su renovabilidad, rendimiento, disponibilidad en territorios tropicales y rentabilidad, contrario a las materias primas de origen fósiles, que son agotables.

Existen varios procesos para producir alcohol carburante. El tradicionalmente usado es el de la fermentación de compuestos orgánicos que luego de su destilación y secado, da como producto final el alcohol.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Ir arriba