Para poder casarse deben plantar un arbol

Por: Erin Snook

Todo aquel que vaya a casarse en Balikpapan (Indonesia) debe plantar un árbol. Lo dice una nueva Ley. Esto quizá puede parecer anecdótico, pero refleja una situación desesperada: Indonesia figura desde hace dos años en el Libro Guinness de los récord con una triste marca, ser el país con el ritmo más rápido de deforestación del mundo.

Esto es preocupante, pues Indonesia es también uno de los países mas diversos biológicamente del planeta: sólo ocupa el 1,3% de la superficie terrestre, pero en ella viven el 11% de las especies de plantas del mundo, el 10% de los mamíferos y el 16% de las especies de aves.

La tala de árboles ilegal en el bosque tropical de la provincia de Kalimantan provee al mundo gran cantidad de contrachapado, pasta de papel y aceite de palma. Y, lamentablemente, los árboles con los que no puede acabar la industria minera y la tala frecuentemente acaban consumidos por grandes incendios. Por eso, la ciudad de Balikpapan, en la isla de Borneo, ha decidido simplemente hacer una ley de reforestación, que los ciudadanos deben obedecer si quieren tener al día sus trámites legales.

Todos los que quieran casarse o solicitar un certificado de nacimiento deberán plantar un árbol», ha indicado Syahrum Syah Setia, directora de la Agencia de Gestión de Impacto Medioambiental, según se ha publicado esta semana.

Las parejas en Indonesia necesitan una carta formal de recomendación de la oficina local, antes de que el Juzgado de Asuntos Religiosos procese su certificado de matrimonio. A partir de ahora, cuando la pareja solicite la carta, le pedirán entregar un semillero de árbol. «Es obligatorio que los que quieran casarse entreguen un semillero, o no les daremos la carta de recomendación», ha indicado el portavoz del Gobierno de la ciudad, Samauna Rizal, según informan Antara Newswire y Jakarta Post. «Por ahora», indica, «esta medida es considerada como un regalo de boda para el Gobierno». Aparentemente, Balikpapan también planea requerir la plantación de árboles para otros procesos formales, y anima a los ciudadanos a convertirlo en una costumbre para las celebraciones de cumpleaños, circuncisiones, nacimientos de primogénitos y los aniversarios de bodas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Ir arriba