Por qué se celebra hoy 20 de febrero el Día Internacional del Gato

Para los amantes de los gatos un día no puede ser suficiente, a lo largo del año se festeja a los felinos hasta tres veces. El 29 de octubre es el Día del Gato, asimismo el 8 de agosto fue instaurado por el Fondo Internacional por el Bienestar Animal. Sin embargo este 20 de febrero también se celebra de manera internacional a todos los felinos.

Sin embargo, a diferencia del resto de las fechas que se celebra a este animal, el 20 de febrero se festeja como tributo al fallecimiento de uno de los felinos más emblemáticos del mundo, Socks, la mascota de Bill Clinton. Formó parte de la Casa Blanca desde el año 1993. Su muerte, el 20 de febrero de 2009, conmovió al mundo entero y activistas, como también las redes sociales Twitter y Facebook, consideraron oportuno que todos los años se festeje el Día Internacional del Gato en su honor.

El famoso gato Socks fue el primer felino mascota de la Casa Blanca y llegó para romper la tendencia del imperio canino de todos los presidentes estadounidenses. Sus historias no dejaron de formar parte de la prensa y de las redes sociales, y hasta logró ser denominado como la mascota de Twitter durante muchos años.

Fue adoptado por la hija del ex presidente Chelsea y se convirtió en una súper estrella por sus continuos paseos por los amplios parques de la casa presidencial, como también por sus constantes peleas con el perro de la familia Buddy, con quien tenía una relación sumamente conflictiva.

Pese a que este simpático felino hizo posible la existencia del día internacional para toda su raza, no deja de ser en la actualidad una fecha de reflexión y concientización ante el maltrato animal en general y el compromiso del hombre en esta materia.

Los gatos son por excelencia los elegidos en la actualidad. Su compañía es infinita y resultan ideales a la hora de vivir en departamentos. Los dueños que escogen estas mascotas afirman que les proporcionan afecto ilimitado, lealtad y dedicación incondicional. El contacto con ellos apacigua sentimientos de enfado y desazón hasta ser considerados como un miembro más de la familia.

Estudios confirman que aquellas personas que conviven con una mascota desarrollan niveles más altos de socialización y confianza en relaciones interpersonales. El hablar y colaborar con personas que tienen el mismo amor por los animales amplía la relaciones sociales y de confianza para con otros.

Lejos de ser meramente mascotas del hogar, los felinos y la ciencia han demostrado las propiedades invaluables de la presencia de un animal en el entorno familiar.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Ir arriba