Presenta Greenpeace estudios de origen y diversidad del maíz

Organizaciones ambientalistas, sociales y campesinas coincidieron en proteger la diversidad genética del maíz y generar una nueva fase que revalorice al grano como eje aglutinador de la defensa y sustentabilidad de los territorios rurales.
El catedrático de la Universidad Autónoma de la Ciudad de México, José Antonio Serratos Hernández, afirmó lo anterior durante la presentación y análisis del estudio «El origen y la diversidad del maíz en el continente americano».
El investigador aseguró que a pesar de los esfuerzos de diversas organizaciones nacionales e internacionales para la conservación de los recursos géneticos del maíz y las comunidades en las que se encuentran, no se ha logrado mayor impacto en el sector agrícola.
Este problema, afirmó Serratos Hernández en el documento, se agrava en el caso del maíz porque en Latinoamérica los recursos destinados al campo son cada vez más escasos.
Agregó que los modelos de desarrollo son copiados de países industrializados con condiciones muy distintas a las naciones que adoptan estos sistemas, con lo que se generan problemas de tipo social, económico y ambiental.
El deterioro de las condiciones sociales, económicas y políticas del sector agropecuario ponen en riesgo la diversidad del maíz en todas la regiones del continente americano.
Asimismo, destacó que la solución a este problema es la conservación del modo de producción campesino y quienes lo conforman.
La protección de la diversidad del maíz en el continente requiere del fortalecimiento de la sociedad que vive en el campo, «y que es necesario que viva en él, pero en mejores condiciones para impedir que lo abandonen», aclaró.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Ir arriba