Producen gas natural sin liberar dioxido de carbono

sarah

En la región argelina de In Salah, se alza un enorme campo de explotación de gas natural convertido en un gran laboratorio para mitigar el efecto invernadero del planeta.

Se trata del primer proyecto a gran escala de Captura y Almacenamiento de CO2 (CCS, en sus siglas en inglés) en un yacimiento de gas.

El resultado de este experimento desarrollado por las compañías Sonatrach (Argelia), BP (Reino Unido) y Statoil (Noruega) es equiparable al que se conseguiría si se retiraran de la circulación unos 200.000 automóviles que recorren 30.000 kilómetros cada año.

La instalación para capturar y reinyectar a 2.000 metros bajo tierra el dióxido de carbono requirió una inversión de 100 millones de dólares.

In Salah Gas, demuestra, que es posible y económicamente aceptable romper la cadena entre el uso de combustibles fósiles y el dióxido de carbono (CO2).

La UE exige que el gas natural importado no contenga más de un 0,3 por ciento de dióxido de carbono, pero el gas de la rica reserva de In Salah contiene una media del 7 por ciento de CO2, y ésa fue la razón decisiva para desarrollar este proyecto, la otra opción hubiese sido liberar a la atmósfera el excedente de CO2 o no venderlo a Europa.

Para ello, se utiliza un producto químico que absorbe el dióxido de carbono del gas natural, éste pasa luego por un proceso de deshidratación y queda así limpio para su exportación, mientras que el CO2 se reinyecta bajo tierra a alta presión.

De acuerdo con los cálculos, el proyecto permitirá recuperar y almacenar así 10 millones de toneladas de CO2.

Para los dirigentes del proyecto sólo una sombra se cierne sobre el desarrollo de esta tecnología, pues entraría económicamente en riesgo con un barril de petróleo a menos de 30 dólares, una perspectiva que no se descarta en estos momentos de crisis y retroceso de la demanda de crudo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Ir arriba