Proteger la Capa de Ozono, una forma más de proteger la vida

Uno de los problemas ecológicos que afecta al mundo contemporáneo es, sin dudas, el agotamiento de la capa de ozono estratosférico y sus efectos sobre la vida en el Planeta.
El 16 de septiembre se celebró el Día Mundial de la Capa de Ozono, por lo que resulta interesante comentar brevemente qué se ha hecho en la esfera jurídica internacional sobre este asunto.

La capa de ozono absorbe la mayor parte de las radiaciones ultravioletas del Sol e impide que los rayos nocivos penetren la estratósfera o capa superior de la atmósfera y dañe la materia viviente sobre la Tierra.
La vida, tal como se conoce, es posible debido a la protección que brinda dicha capa al absorber las radiaciones solares ultravioletas de rango

Durante cerca de un billón de años, en la capa de ozono sólo se producían ligeras variaciones provocadas por procesos naturales. Este delicado balance fue alterado cuando la sociedad moderna comenzó la producción y consumo de compuestos halogenados, tales como los clorofluorocarbonos y los halones. Estos últimos contienen cloro y bromo, y son muy utilizados en refrigeración, aerosoles, industria electrónica y extintores de incendios, entre otros.

Aunque las consecuencias definitivas de este fenómeno están por establecerse, los especialistas han demostrado la acción de los clorofluorocarbonos en la disminución de la capa de ozono. Su destrucción es uno de los problemas ambientales más graves que enfrentamos hoy día.

Ante la excesiva producción de compuestos que debilitan la capa de ozono y la preocupación internacional con este tema, en 1985 se logró aprobar la Convención de Viena sobre su protección. Ante la gravedad del hecho, las negociaciones mundiales dieron lugar a que el 16 de septiembre de 1987 se aprobara el Protocolo de Montreal relativa a las sustancias que la agotan. Esto hizo que la Asamblea General de las Naciones Unidas proclamara esta fecha como el Día Internacional de la Preservación de la Capa de Ozono.

No todos los países pueden garantizar el cumplimiento de sus obligaciones en este sentido. Por supuesto, los países pobres son los más afectados, porque se ven precisados al cambio de tecnologías para lo cual no cuentan con recursos suficientes. Entonces tienen producciones que sufren lo que se está denominando un dumping ecológico. Es decir, sus productos enfrentan barreras en su acceso a los mercados de países desarrollados, porque no cumplen las regulaciones ambientales.

El agujero de la capa de ozono, como se le conoce popularmente, constituye una seria preocupación para todos. Mecanismos internacionales se han puesto en práctica aunque este, como otros tantos temas que afectan el ambiente, choca con el egoísmo de unos pocos que detentan el poder. Por ello, esta conmemoración ambientalista es una forma más de elevar la conciencia de la Humanidad sobre tan importante tema. La supervivencia de la especie humana depende de nuestra capacidad para rebelarnos ante esta realidad y aprender a coexistir con el planeta que nos sirve de hogar. Entre todos, debemos lograrlo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Ir arriba