Puerto Rico: fuertes lluvias producidas por el cambio climatico

Por Keila López Alicea. Más lluvias y más tormentas, inundaciones donde nunca se habían registrado y desastres en zonas sumamente pobladas… Ese es el panorama que se ha registrado en los últimos años con el aumento de fenómenos meteorológicos que se supone que no sean comunes y que expertos atribuyen al calentamiento global.

De acuerdo con Servicio Nacional de Meteorología en San Juan, la precipitación provocada por el huracán Irene fue lo que en términos meteorológicos se conoce como “lluvias de 50 años”. Esto significa que lluvias de tal magnitud, cuando se reportaron en algunos lugares 20 pulgadas de lluvia en 24 horas, se supone que se repitan una vez cada 50 años.
No obstante, el director de la agencia en San Juan, Israel Matos, reconoció ayer que la frecuencia de estos eventos ha aumentado y en Puerto Rico se están registrando con una frecuencia mayor al medio siglo.

Como ejemplo, Matos mencionó que en 1985 se registraron 23 pulgadas de lluvia en 24 horas en Ponce, un evento que provocó el derrumbe en el barrio Mameyes. En el 1996, para el huracán Hortensia, se reportaron 18 pulgadas de lluvia en 24 horas, mientras que en el 2008 una onda tropical dejó caer 26 pulgadas en 24 horas en la zona sureste de la Isla.

Para el director del Laboratorio de Investigación en Ciencias Atmosféricas de la Universidad de Puerto Rico (UPR) en Carolina, Rafael Méndez Tejeda, estos eventos son provocados directamente por el calentamiento global y el impacto del ser humano, dos conceptos que para él van de la mano.

“Estos cambios que están ocurriendo son por el calentamiento global. Como hay un mayor calentamiento, hay mayor evaporación de aguas y hay un cambio en los patrones del clima. Evidentemente en el área nuestra nos están tocando mayor precipitación pues la formación nubosa es mayor, las nubes son más grandes y verticales”, explicó el profesor.

El experto en ciencias atmosféricas sostuvo que las acciones del ser humano son directamente responsables por el calentamiento global y señaló que esas mismas acciones hacen más patentes las consecuencias de los eventos climáticos.

Por ejemplo destacó que cada día es más común que se reporte una acumulación de dos o tres pulgadas de lluvia en un periodo de dos horas. La situación empeora cuando la construcción desmedida o la deforestación provocan escorrentías e inundaciones urbanas.

“Los patrones del tiempo han cambiado y con esto tienen que cambiar los códigos de construcción. A nosotros nos gusta canalizar los ríos, pero lo que haces con esto es aumentar la velocidad con que baja el agua. Ahora los puentes deben ser capaces de soportar esa fuerza con la que viaja el agua”, señaló Méndez Tejeda.

El profesor indicó que estos cambios explican las inundaciones repentinas o deslizamientos que por primera vez se reportaron en algunos lugares con el paso de Irene. “Esto jamás se había inundado” o “yo nunca había visto algo así aquí” fueron expresiones que se repitieron una y otra vez a lo largo de los últimos días entre los ciudadanos que fueron sorprendidos por los daños que las lluvias de Irene causaron en sus vecindarios.

Méndez Tejeda destacó que, lamentablemente, esto se seguirá repitiendo pues es muy poco probable que se puedan revertir los cambios que se han estado generando en los patrones climatológicos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Ir arriba