¿Qué es la Huella ecológica y como se calcula?

Los seres humanos, así como las plantas y animales requieren alimento, energí­a y agua para crecer y vivir. En el caso del hombre, la cantidad de recursos que utiliza depende de su estilo de vida. Los procesos de producción de materiales y alimentos retiran del medio ambiente una serie de compuestos y devuelven otros – en su mayoría contaminantes-, esto provoca distintas reacciones en el planeta. La naturaleza siempre trabaja para regenerarse.

El consumo irracional de productos, la producción exagerada y la gran cantidad de emisión de gases en la atmosfera generó, en las últimas décadas, una creciente preocupación por parte de científicos y ambientalistas que empezaron a preguntarse: ¿La productividad de la naturaleza es suficiente para satisfacer las necesidades de la economía humana actual?

Buscando maneras de calcular los impactos de una persona, ciudad o país sobre la Tierra para satisfacer lo que consume y para absorber sus residuos, los expertos William Rees y Mathis Wackernagel crearon, en 1996, el concepto “huella ecológica”.
Basado en este indicador, la organización no gubernamental WWF (World Wildlife Foundation), realizó un estudio que mostró una realidad bastante alarmante: de manera general, cada habitante del planeta necesitaría 2,9 hectáreas de tierra para mantener su actual estilo de vida. Sin embargo, cada ser humano tiene a su disposición apenas 1,6 hectáreas. Eso comprueba que el modelo económico actual es insostenible, y generará graves consecuencias para las generaciones futuras.

¿Qué es la Huella ecológica?
Es un indicador ambiental del impacto que ejerce una cierta comunidad humana – país, región o ciudad – sobre su entorno, considerando tanto los recursos necesarios como los residuos generados para el mantenimiento del modelo de producción y consumo de la comunidad. La huella ecológica se expresa como la superficie necesaria para producir los recursos consumidos por un ciudadano medio de una determinada comunidad humana, así como la necesaria para absorber los residuos que genera, independientemente de la localización de estas áreas.

¿Cómo se calcula?
El análisis se hace mediante la evaluación de la tierra biológicamente productiva y el área marina requerida para producir los recursos que consume una población, absorber sus residuos correspondientes y utilizar la tecnología imperante. Los valores para obtener la huella ecológica se clasifican en carbono, alimentación, vivienda, bienes y servicios, así como el número total de planetas necesarios para sostener a la población mundial en un determinado nivel de consumo. Esta fórmula también puede aplicarse a una actividad como la fabricación de un producto como un coche.

¿Qué países tienen la mayor huella?
Según el informe divulgado en el 2011 por la Global Footprint Network, un grupo de científicos destinado a trabajar en estos cálculos, los diez países con la mayor huella ecológica son: Qatar, Kuwait, Emiratos Árabes Unidos, Dinamarca, Estados Unidos, Bélgica, Australia, Canadá, Holanda e Irlanda.

¿Cuál es tu huella ecológica?
Diversos sitios web – como el de la Global Footprint Network (http://www.footprintnetwork.org)-, presentan este análisis en una simplificación de cálculos para individuos, a fin de obtener una huella ecológica personalizada. Los resultados pueden ser apabullantes, y por esto vale la pena descubrirlo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Ir arriba