Reciclaje: hacia una industria de autos sostenible

reciclaje-autos-diarioecologia.jpg

La idea es que los vehículos sean construidos con materiales reutilizables. Chatarrización es indispensable. En la medida en que crece el número de vehículos, aumentan los niveles de contaminación y el gasto en la consecución de materias primas, que al final de cuentas, termina perjudicando de cierta forma los ecosistemas del planeta.

Esto ha llevado a que, en la últimas tres décadas, el tema ambiental tome cada vez más importancia en torno a esta industria. Las medidas ambientales de algunos gobiernos han obligado a que las marcas fabriquen vehículos con bajas emisiones de gases y/o alternativos ‘cero’ emisiones, pero también se busca que sean construidos con materiales reciclados y tengan la mayor cantidad de piezas reutilizables.

En la actualidad, los grandes centros internacionales de reciclamiento de autos han logrado, mediante un tratamiento y debidos procesos, reutilizar el 84 por ciento de un auto para la elaboración de nuevos materiales, que terminan formando parte de nuevos vehículos o artículos de otras industrias.

Los metales

Piezas de acero, cobre, aluminio y plomo se convierten en materia prima de las fundidoras y, a la postre, forman parte en un determinado porcentaje en elementos de los nuevos automóviles, o en otros objetos.

Líquidos y elementos contaminantes. Solo el 1 por ciento de los líquidos, como anticongelante, de frenos, aceites y combustibles son regenerados para nuevos lubricantes.

El resto es incinerado de forma controlada para que no cause contaminación.

En cuanto a las baterías, son llevadas a las plantas de fabricación, para su regeneración por unas nuevas, e incineración de materiales peligrosos.

Así hacen el reciclaje

Luego de que los autos llegan a un centro de tratamiento, estos son tratados especialmente para aprovechar al máximo sus piezas.

Después de descontaminar y desmontar por completo el auto, se separan las piezas peligrosas de las que todavía pueden ser reutilizadas para venderlas de segunda mano. El resto de piezas pasa a una máquina fragmentadora que tritura el auto para convertirlo en pequeños trocitos con el fin de facilitar la separación entre piezas ligeras y metálicas.

Cauchos, plásticos y vidrios.

En cuanto a los cauchos y plásticos (neumáticos, mangueras, empaques, defensas y consolas), éstos son triturados y reutilizados (entre un 3 y 4 por ciento) para la creación de nuevas partes automotrices.

El resto tiene otros destinos, como el recubrimiento de canchas deportivas. El 3,5 por ciento de los cristales del parabrisas y las ventanas se regenera en nuevos cristales, mientras que otro tanto va para la fabricación de botellas y otros objetos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Ir arriba