Rio de Janeiro será la primera de Sudamérica en monitorear la emisión de gases del efecto invernadero

La ciudad de Rio de Janeiro será la primera de Sudamérica en monitorear la emisión de gases del efecto invernadero. La Secretaría Municipal de Medioambiente prevé que el monitoreo empiece en el 2012, año que la ciudad recibirá a Rio +20 – Conferencia de las Naciones Unidas sobre Desarrollo Sostenible.

El objetivo es publicar un informe analítico de emisiones de gases del efecto invernadero, verificando, anualmente, la variación de la cantidad de lanzamiento de los gases, para comprobar si las medidas municipales adoptadas están surtiendo efecto. El ayuntamiento tiene como meta la reducción de las emisiones en la ciudad en 8% hasta 2012, 16% hasta 2016 y 20% en 2020. El coste final de la implementación y mantenimiento del monitoreo aún no fueron definidos, pero se estima que la primera fase comprenda una inversión de US$ 38 mil aproximadamente.

El profesor del Instituto Alberto Luiz Coimbra de Posgrado y Pesquisa de Ingeniería de la Universidad Federal de Rio de Janeiro (Coppe -UFRJ) – Emilio La Rovere, responsable por la presentación del proyecto, explica: “No se trata de un equipamiento para salir midiendo tubos de escape de los coches. Vamos a reunir datos y hacer cálculos para actualizar el inventario de emisiones de efecto invernadero y verificar si hubo un resultado concreto en las medidas ambientales que el municipio viene tomando”.

El último inventario de emisiones, publicado en marzo y basado en datos de 2005, apuntaba como principales responsables por las emisiones de gases nocivos a la atmósfera los vehículos motores, con 39%, los residuos sólidos (basura), con 14%, y las industrias, con 12%. “La metodología de la investigación consideró las emisiones de gases que causan calentamiento global, como el gas carbónico, el metano y otros. Como cada gas afecta la atmósfera de manera diferente, es realizada una conversión de los otros gases para el carbónico, con la finalidad de unificar resultados y facilitar la medición. La conclusión del estudio para el año de 2005 fue de que la ciudad de Río emitió el equivalente a 1,9 tonelada de gas carbónico por habitante”, complementa Emilio La Rovere.

El gerente de cambios climáticos del municipio de Rio, Nelson Moreira Franco, afirma que el monitoreo anual será fundamental para guiar las acciones del ayuntamiento dirigidas a la conservación del medioambiente: “Vamos a crear una base de datos y promover entrenamiento de los funcionarios conectados a las áreas que más emiten gases nocivos: transportes y residuos.”

La ciudad de Río de Janeiro espera, en un plazo de un mes, reglamentar la ley municipal que prevé varias medidas verdes, inclusive la reducción de emisiones.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Ir arriba