¿Sabes cómo impacta el cambio climático en nuestra salud?

Fenómenos meteorológicos, la variación del clima, deslizamientos, escasez de agua y de alimentos y la presencia de insectos transmisores de enfermedades en zonas donde antes no existían, son algunas de las consecuencias que viene provocando el cambio climático.

En las últimas dos décadas, la temperatura del planeta aumentó en 0,8 grados y aunque pudiera parecer insignificante, los estragos son impactantes. Pero los científicos que siguen de cerca este fenómeno global, señalan que la temperatura del planeta podría aumentar en 2 grados, si continuamos con el ritmo de producción industrial y de consumo como hasta ahora.

Las repercusiones sanitarias del cambio climático ya se están haciendo sentir: aumento del número de fallecidos por olas de calor en el mundo, aumento de los desastres y fenómeno meteorológicos, cambios en los patrones de lluvia (llueve en época distinta a la esperada) deshielo de glaciares, inundaciones, friaje, aumento de casos de enfermedades transmitidas por insectos como la malaria o el dengue.

Según la Organización Mundial de la Salud, el cambio climático tendrá profundas consecuencias negativas en algunos de los principales determinantes de la salud como los alimentos, el aire y el agua.

Los países con una infraestructura sanitaria débil, como el nuestro, serán los menos aptas para prepararse y dar respuesta a los problemas que está generando el cambio climático.

Millones de personas en el mundo no tienen acceso al agua potable ni desagüe en sus casas. Esta situación genera la muerte de millones de personas al año, la mayoría niños, por el consumo de agua contaminada o por enfermedades generadas por un deficiente sistema sanitario.

Paradójicamente a la escasez del servicio que sufre este gran sector de la población, los que tienen agua en sus casas derrochan este el recurso.

Es por ello importante tomar conciencia de hacer un uso racional y eficiente del agua, evitando la contaminación de los ríos, lagos o mares, pues la contaminación que provoquemos finalmente redundará en nuestra propia salud.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Ir arriba