Sencillas acciones para evitar el agotamiento del agua

Por: Anna Bolena Meléndez.
El agua es un recurso tangible. Si controlamos su uso disminuiremos nuestra huella ecológica en el líquido vital.
El cambio climático, la población mundial creciente y el desperdicio de este recurso hacen que nuestros ríos se sequen y las fuentes principales de agua dulce se agoten.
Cuando queremos realmente hacer la diferencia, lo podemos lograr, sólo es cuestión de tomar la decisión y ser menos indulgentes con nosotros mismos.

No utilices el drenaje como basurero. Los materiales tóxicos como pintura, aceites, limpiadores corrosivos y medicamentos encuentran su camino hasta los cuerpos de agua y los contaminan.
Investiga el correcto manejo de estos desperdicios y aplícalo.

Utiliza tus toallas y sábanas mínimo durante una semana.
No es necesario lavarlas en menores lapsos.
Con cambiar las fundas de almohadas es suficiente.

Destapa los caños con bicarbonato de sodio y vinagre por partes iguales y agua hirviendo. Déjalo descansar por media hora antes de volver a echar agua. No compres destapa-caños corrosivos.

Cuando laves platos no dejes el agua corriendo. Enjabona con el caño cerrado y enjuaga con el agua necesaria.

Deja de comprar agua embotellada. Puedes hervir tu propia agua o colocar un filtro en casa. No sólo los envases de plástico terminan generando basura, sino que se necesitan tres litros de agua por cada litro de agua embotellada.

Guarda el agua en la que cueces pasta o hierves vegetales. Después la puedes reutilizar para cocinar arroz u otros platillos.

No tires el agua que queda en los vasos donde la bebes. Utilízala para tu mascota o para regar las plantas.

Cuando llueva saca cubetas y con el agua recolectada puedes lavar baños y regar las plantas.

Coloca una botella llena de agua dentro del tanque del WC. Así se requerirá menos agua para jalarle al baño.

Lávate los dientes con un vaso de agua.

Recorta a la mitad tu ducha diaria. Cierra la llave mientras te enjabonas.

Lee las etiquetas de los productos que compres para tu cuidado personal. Evita comprar los que contengan sulfato laurato de sodio, sodium laureth sulfate, ya que es un gran contaminante de agua.

Proponte no comer carne (ningún tipo de carne) un día a la semana. Se necesitan mil 857 galones de agua para producir una libra de carne. Parece insignificante tomar esta determinación pero no lo es.

Los consumos que más agua representan son: leche de soya, leche de vaca, queso fresco, pollo, olivas, queso procesado, carne, mantequilla. Los que le siguen con un poco menos huella en el agua son cerveza, vino, café, huevos, yogurt, durazno, aguacate, cebada, tofu y arroz. Los que tienen menor impacto son: té, lechuga, tomate, pepino, papa, fresa, frijoles, uvas, manzana, naranja.

Con estas sencillas acciones de seguir reduciremos individualmente nuestra huella en el agua. Sumadas las de todos podemos evitar el pronóstico que dice que para el 2025, dos terceras partes del mundo tendrán recortes de agua.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Ir arriba