¿Son ciertos alimentos realmente afrodisiacos, o es todo solo ficción?

1_afrodisiacos-diarioecologia.jpg

El conocimiento de los alimentos, sus propiedades y lo que hacen a nuestro cuerpo son parte de llevar un estilo de vida verde.

¿Pueden ciertos alimentos realmente estimular el deseo sexual, o ¿es todo solo ficción? La investigación nos muestra que es sobre todo esto último – pero cuando se trata de afrodisíacos,  nunca debemos subestimar el poder de la sugestión sensual.

Entre el 25% y el 63% de las mujeres (muchas de ellas después de la menopausia) tienen algún tipo de disfunción sexual. Muchas debido al estrés del trabajo, por lo que se cree que los alimentos “anti-estrés” como el chocolate pudieran aumentar el apetito sexual.

Básicamente, los alimentos considerados afrodisíacos   son aquellos que tienen como objetivo estimular los sentidos de amor (vista, olfato, gusto y tacto). Pero, ¿pueden los alimentos, o incluso el simple acto de comer,  provocar deseo sexual? La respuesta es sí, pero no de la manera que usted podría pensar.

Los alimentos que generan calor y humedad (como el chile o curry)  se creían de ellos, que ​​podían  despertar la pasión, mientras que se suponía que los alimentos fríos (como lechuga y hojas de verdolaga)  enfriaban la pasión.

Se dicen también que si es exótica la alimentación, debe ser erótico. Los alimentos considerados poco común (y por lo tanto caros) se creía que eran sexualmente excitantes. Cuando  algunos de estos alimentos, como la papa y el cacao, se hicieron más ampliamente disponibles, su reputación como estimulantes sexuales se desvaneció.

A lo largo de la historia, se pensaba que las verduras como cebollas, nabos, puerros, calabaza, espárragos, alcachofas y berros, no sólo lograban estimular el deseo, sino también aumentar el flujo de espermatozoides.

Y ¿qué pasa con las  ostras? Por desgracia, a pesar de las bondades  sexuales atribuidas a ellas, las ostras se componen de elementos que no estimulan químicamente el libido. Al parecer, la ostra puede agradecer a su forma y su textura blanda la razón de su aclamación afrodisíaco.

Podemos concluir diciendo que ningún alimento se ha demostrado científicamente  capaz de estimular los órganos sexuales humanos. Pero los alimentos y el acto de comer pueden ayudar a estimular el deseo sexual  del cuerpo.

Fuente: ObjetivoBienestar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Ir arriba