Toyota busca dar el siguiente paso en el transporte sustentable con autos impulsados con hidrogeno

Toyota-FCV-R-Concept-Hydrogen-Car-diarioecologi

Toyota confía en que el hidrógeno sea el camino a seguir en los autos del futuro.

No cabe duda que la movilidad va rumbo a una era en donde la dependencia hacia el petróleo deberá de desaparecer por completo, y para ello la industria automotriz ha dedicado millones de dólares en la investigación y desarrollo de nuevos tecnologías para lograrlo.

Hoy en día una de las propuestas más recientes es la de los autos eléctricos, sin embargo la mayoría de las armadoras a nivel mundial confían en que el verdadero futuro recaerá en el uso de las celdas de hidrógeno.

Y es que recordemos que con el uso de celdas de combustible como estas podrían representar la mejor alternativa en busca de una movilidad 100% ecológica, en donde el hidrógeno y el oxígeno juegan un papel predominante al transformarse en energía eléctrica y tan solo emitir como único residuo un poco de vapor de agua.

Toyota sabe esto y es por eso que actualmente se encuentran trabajando en el desarrollo de implementación de nuevas tecnologías aplicadas a vehículos de producción.

La marca japonesa ha asegurado que el desarrollo de su primer vehículo movido por una célula de hidrógeno de producción sigue su curso normal. El año pasado,  Toyota sugería que lo veríamos en 2015. Con este nuevo anuncio se ha comprometido a cumplir dicha fecha de lanzamiento y a no retrasarlo gracias a los avances que está consiguiendo. Además, ha ofrecido nuevos detalles sobre este modelo.

Será una berlina del tamaño del Avensis. Su diseño se inspirará en el prototipo FCV-R.  El sistema de propulsión de este vehículo aprovechará el Hybrid Synergy Drive utilizado en los híbridos de Toyota. Los componentes que se sustituirán serán el motor de combustión por una pila de hidrógeno y el depósito de gasolina por los tanques de hidrógeno de alta presión. Los componentes eléctricos, en cambio, serán iguales, y dispondrá igualmente de unas baterías de 21 kW que actuarán como almacén de la energía recuperada en las frenadas.

Los numerosos años de prototipos y pruebas con el hidrógeno le han permitido a Toyota lograr que la célula de hidrógeno ocupe y pese la mitad que la instalada en el primer experimento de 2008. Otros progresos han sido la capacidad del sistema híbrido de funcionar a temperaturas muy bajas y la reducción de cuatro tanques de hidrógeno a dos. Tanto estos como la célula se guardan bajo el suelo del coche para no robar espacio interior.

Toyota todavía tiene dos escollos importantes por salvar: los elevados costes de producción, que intentan mitigar fabricando ellos mismos la célula y los tanques, y la muy escasa presencia de lugares donde repostar hidrógeno. En cuanto al precio, por ahora Toyota admite que no bajaría de los 82.000 euros. No obstante, otro de sus compromisos es abaratarlo todo lo que pueda para que sea verdaderamente “asequible” cuando el vehículo se lance en Europa, EE.UU. y Japón.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Ir arriba