Un hombre pasó 33 años construyendo este templo con piedras que encontró en su camino

0001templo1

El cartero Ferdinand Cheval construyó este templo entre 1879 y 1912, un lapso que significó más de 93 mil horas de trabajo y que constituye un monumento a la paciencia y a la consecución de una visión.

Todo comenzó cuando Cheval tenía 43 años y encontró en una de sus rutas diarias, que abarcaban casi 30km, una serie de piedras que le llamaron mucho la atención. Cheval se vio intrigado por cómo la naturaleza las había esculpido. Tomando estas inusuales rocas se dedicó a hacer la masonería para la escultura de la naturaleza y llamó inicialmente a su construcción el Palacio de la Naturaleza, un templo construido por el ahínco de un solo hombre.

Cheval veía el templo como una constancia del «sueño, la visión y la energía», los cuales, con una enorme paciencia, logró plasmar para la posteridad. Actualmente, su obra arquitectónica completamente autodidacta es patrimonio nacional en Francia. La construcción es una catedral de piedra caliza con pilares, grottos y jardines de una intrincada belleza.
 

0001templo2

0001templo3

0001templo4

0001templo5

0001templo6

0001templo7

Puedes visitar el sitio oficial del templo de Cheval y conocer más de su historia

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Ir arriba