Un nuevo modelo para estudiar el cambio climático

Investigadores de la Universitat Autònoma de Barcelona y la Universitat de Barcelona han participado en un proyecto que ha dado como resultado MARGO, una nueva herramienta que permitirá el estudio del clima del Último Máximo Glacial y las posibles evoluciones climáticas futuras.

MARGO (Multiproxy Approach for the Reconstruction of the Glacial Ocean Surface) permite reconstruir cuantitativamente las temperaturas de los océanos en ese periodo. MARGO «sustituirá» a CLIMAP (Climate Long Range Investigation, Mapping and Prediction), que desde los años 70 se utilizaba para la elaboración de modelos climáticos. MARGO permite conseguir más precisión, sobre todo en algunas zonas y añade algunas prestaciones nuevas.

Los modelos climáticos son una fórmula utilizada para diseñar estrategias en este ámbito o conocer más sobre el calentamiento global, por ejemplo. Para ello se utilizan las reconstrucciones como las que realizan MARGO o CLIMAP.

Para Antoni Rosell, investigador del Instituto de Ciencias y Tecnologías Ambientales de la Universitat Autònoma de Barcelona y uno de los miembros del grupo de dirección del proyecto, «comprobar que estos modelos funcionan de una manera fiable y eficaz no siempre es fácil, sobre todo cuando se trata de hacer predicciones de futuro a medio y largo plazo. Por ello, la manera más segura de saberlo consiste en modelar una época climática muy diferente a la actual, para observar los mecanismos de funcionamiento del clima en aquel periodo y comprobar que el modelo climático que se reproduce es el correcto».

Gracias a los mapas de temperaturas de MARGO, «se han podido identificar los aspectos que se pueden mejorar en los principales modelos climáticos que se emplean para crear escenarios futuros, por ejemplo para reproducir ciertas situaciones climáticas en áreas específicas del planeta», comenta Rosell.

Para llegar a las conclusiones del trabajo, los investigadores eligieron un periodo concreto de estudio (el periodo del Último Máximo Glacial) y realizaron alrededor de 700 medidas de temperatura, gracias a los datos proporcionados por paleotermómetros.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Ir arriba