Una piedra contra el calentamiento global

oman

Una piedra que se encuentra sobre todo en Omán puede servir para absorber anhídrido carbónico, cuya difusión en la atmósfera es considerada una de las principales causas del efecto invernadero.

En una reciente publicación en la Revista Proceedings of the National Academy of Sciences, Peter Kelemen y Jürg Matter presentaron unos resultados muy interesantes sobre la gran capacidad y rendimiento de almacenamiento de CO2 de la peridotita. Este mineral es muy abundante en el desierto de Omán y es el componente principal del manto terrestre.

La posibilidad de transportarla hasta las factorías energéticas a fin de absorber sus emisiones se ha descartado debido a su alto coste, pero ahora se abre camino la idea contraria: llevar el CO2 hasta la roca y bombearlo a su interior.

La peridotita, según los últimos cálculos, puede absorber 4,000 millones de los 30,000 millones anuales de toneladas de dióxido de carbono que producimos, más o menos la octava parte de lo que emiten en el mismo periodo las industrias y los medios de transporte de todo el mundo.

Una de las ventajas del proceso de inyección, afirman los científicos, es que estaría en gran parte autoalimentado. Habría que gastar energía en meter el gas a presión en el agua, y en calentar ese fluido para inyectarlo por primera vez en la roca. Pero una vez arrancado, el ciclo se mantiene por dos fuentes internas de calor: el geotérmico (del subsuelo) y el derivado de la reacción de la peridotita con el CO2.

Rocks Could Be Harnessed To Sponge Vast Amounts Of Carbon Dioxide From Air

1 comentario en “Una piedra contra el calentamiento global”

  1. Pingback: Bitacoras.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Ir arriba