Los biocombustibles a base de desechos podrían ser la solución energética para la humanidad

Los biocombustibles a base de desechos podrían ser un factor clave de la transición energética, transformando el suministro limitado actual de combustibles de transporte bajos en carbono y creando una economía circular local, según un nuevo informe de Wood Mackenzie.

A medida que el mundo realiza la transición hacia fuentes de energía nuevas y sostenibles, el sector de los biocombustibles, algo descuidado, puede desempeñar un papel crucial. Actualmente, los biocombustibles solo representan el 3% de la demanda actual de combustible líquido de 100 millones de barriles al día (b/d).

Sin embargo, el desarrollo de nuevas tecnologías que impulsen la producción de biocombustibles a partir de desechos municipales, residuos agrícolas y el reciclaje de desechos plásticos podría cambiar las reglas del juego para la transición energética. Según Wood Mackenzie, esto podría suministrar 20 millones de barriles por día (b/d) adicionales de biocombustible líquido para 2050, satisfaciendo así una cuarta parte de toda la demanda futura de combustible líquido (95 millones de b/d en 2050), equivalente a alrededor de tres trimestres de la demanda de destilados medios de 2050.

El vicepresidente de Wood Mackenzie, Alan Gelder, dijo: “Es comprensible que muchos gobiernos se hayan alejado del uso de biocombustibles basados ​​en alimentos, lo que ha obstaculizado el crecimiento de la industria. Sin embargo, todavía hay muchas oportunidades de crecimiento, especialmente cuando analizamos alternativas basadas en desechos. Para algunas áreas del sector del transporte, como los viajes aéreos, hay pocas alternativas al combustible líquido, lo que dificulta la descarbonización. Esta fuente de biocombustible podría ser tremendamente beneficiosa, proporcionando una alternativa de combustible más limpia que aborde tanto las necesidades futuras de energía como las ambientales”.

Al utilizar material de desecho como combustible, habrá ahorros significativos en los costos de vertido o incineración y las emisiones relacionadas. El diésel de base biológica y los combustibles de aviación a partir de materias primas de origen vegetal podrían emitir un 80 % menos de carbono que los productos a base de petróleo crudo que dominan el mercado mundial actual.

“Los biocombustibles basados ​​en desechos reducirían las emisiones de carbono a un ritmo similar y resolverían los problemas de las industrias que son difíciles de electrificar. Según la Agencia Internacional de Energía, la vía de cero neto exige que casi la mitad de los biocombustibles consumidos en 2030 (el 45 por ciento) se produzcan con desechos”.

Se están desarrollando varias tecnologías para convertir estos desechos sólidos en líquidos. Estos implican un pretratamiento para ‘lavar’ los materiales, seguido de craqueo térmico (pirólisis o gasificación) para convertir los residuos en hidrocarburos. La última etapa es el procesamiento en una refinería convencional para crear versiones de biocombustibles de los productos a base de petróleo crudo que usamos hoy.

Este proceso dará lugar a una economía circular. Dado que transportar desechos sólidos a distancia es costoso, las cadenas de suministro serán locales, donde los productos se pueden recolectar y procesar en instalaciones de pequeña escala fuera de las ciudades y pueblos.

Gelder dijo: “Al convertir los desechos en biocombustibles, ser local es una ventaja. El ecosistema de biocombustibles giraría en torno a un modelo de distribución radial, en el que la conversión inicial de desechos en biocombustibles es local, y los líquidos producidos luego se agregan para su procesamiento en una instalación de refino existente. Las refinerías saben cómo hacer esto y, para muchas, esto podría ser clave para su viabilidad a largo plazo. Tendría enormes beneficios para las economías locales y el empleo, creando un poderoso argumento para que los gobiernos desarrollen incentivos”.

Esos incentivos podrían adoptar la forma de un “crédito fiscal sobre el carbono” que crearía igualdad de condiciones con los productos basados ​​en combustibles fósiles y mejoraría significativamente la competitividad de los biocombustibles. Los biocombustibles emiten CO2 en la combustión, pero sus emisiones netas del ciclo de vida son mucho más bajas que las de los combustibles fósiles, ya que el carbono se elimina cuando se cultiva la materia prima vegetal o se reciclan los desechos.

Si todo encaja en su lugar para los biocombustibles basados ​​en desechos, las proyecciones de transición energética acelerada son importantes. En el escenario de transición energética acelerada 1.5 de Wood Mackenzie, la demanda mundial de líquidos caería a solo 35 millones de b/d para 2050, un 60 % menos que el caso base. Los biocombustibles podrían satisfacer dos tercios de la demanda de líquidos en sectores de transporte difíciles de descarbonizar, así como proporcionar materias primas circulares para productos petroquímicos.

Fuente: Wood Mackenzie

Ir arriba