Cómo afecta el cambio climático al Rio Nilo

El Nilo es uno de los ríos más grandes del mundo y quizás el más importante en lo referido al nacimiento de civilizaciones. Su cauce transcurre a lo largo de siete naciones llegando a recorrer los 6.700 km. hasta su desembocadura en el mar Mediterráneo. La palabra Nilo (del árabe ‘ni-l) viene de la palabra griega Neilos, que significa «Valle del río». Este gran río trae a la memoria el mundo de los faraones, de las pirámides; como también del África profunda donde conviven primates, gorilas, leones, jirafas y elefantes; un mundo donde se funden la historia y la naturaleza en su máximo apogeo.

EL Nilo en su viaje hacia el mar parte desde Uganda y Kenia lo que se ha llamado como el Nilo Blanco y desde Etiopía lo que se ha llamado como el Nilo Azul. Estos dos cauces se unen en la ciudad de Khartoum, la capital sudanesa para atravesar el desierto dirigiéndose hacia Egipto pasando por la región de Nubia donde llega a su máximo esplendor, allí uno se sumerge en el mundo faraónico de las pirámides, de los sarcófagos, de los templos como el de Abu Simbel y donde atravesando las grandes ciudades como Lúxor y El Cairo el Nilo llegará finalmente a la mítica ciudad de Alejandría donde se mezclará con el Mediterráneo gracias a un inmenso delta.

El cambio climático provocará una mayor precipitación en las principales cuencas de los ríos del mundo, además los patrones del clima serán inconstantes y la aparición de las temporadas de lluvias podría cambiar.

Algunos sistemas de los ríos en África, el Limpopo en el sur, el Nilo en el norte y el Volta en el oeste, recibirán menos lluvias en el futuro, lo que afectará la producción de alimentos y avivará las tensiones internacionales.

En algunas partes del Nilo, ni siquiera la adopción de innovaciones como el riego por goteo podrían ser suficientes para superar los efectos negativos del cambio climático en la disponibilidad de agua.

Las preocupaciones en torno al Nilo Azul, que transcurre a través de Etiopía y Sudán y luego Egipto, se centran mayormente en la mayor evaporación que provocará un estimado incremento de 2 a 5 grados Celsius en las temperaturas mundiales.

La evaporación podría reducir el equilibrio del agua en la Cuenca Superior del Nilo Azul”, dijeron científicos del Programa Desafío del Agua y la Alimentación (CPWF), un organismo de investigación sobre agricultura mundial.

Esos cambios crearán una pesadilla para los gobiernos y exigirán una mayor atención en enfoques de adaptación y proyecciones climáticas a largo plazo que la que se necesitó históricamente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Ir arriba