Con 3 sencillos ingredientes que tienes en casa puedes hacer un limpiador ecológico perfecto para limpiar alfombras

Limpiar nuestras alfombras puede ser todo un tema. Al estar en el piso, es obvio lo fácil que este artículo decorativo imprescindible puede mancharse pero, ¿cada cuándo se debe de hacer? ¿Con qué limpiador? ¿Importa el material? 

Además de resolver varias de estas dudas, aquí te enseñamos cómo hacer un limpiador ecológico para tu alfombra. Esto es muy fácil y te sacará de apuros mientras ayudas a no contribuir con la contaminación del medio ambiente.

La importancia de limpiar a profundidad

Muchas veces esperamos a que la suciedad de la alfombra sea realmente evidente para limpiarla, pero no tomamos en cuenta algunos desperdicios como la piel, caspa, insectos, polen, barro, moho y residuos químicos que pueden acumularse en las fibras y tener consecuencias negativas.

Tener ácaros y chinches debido a esta suciedad casi imperceptible es una de ellas ya que los primeros se alimentan de otros residuos orgánicos como piel muerta o restos de comida. Además, los alérgenos estacionales como el polen pueden acumularse y afectar a las personas que tienen problemas respiratorios.

¿Cada cuánto se deben de limpiar?

Aunque esto depende mucho de tu tipo de alfombra, lo más recomendable es hacer una limpieza profunda cada dos o tres semanas. Esto evitará que haya cualquier tipo de bacteria, moho o ácaros y haya tal cantidad de suciedad que sea muy difícil limpiarla. Eso sí, si quieres mantenerla en el mejor estado posible, puedes pasar diario la aspiradora para evitar la acumulación de polvo o pelos de mascota.

¿Cómo hacer el limpiador de alfombra ecológico?

Ingredientes

  • 1 taza de vinagre
  • ¼ taza de alcohol desnaturalizado.
  • 1 tazas de agua

Procedimiento

Añade el vinagre, alcohol y agua en un recipiente. Revuélvelo muy bien y viértelo en un atomizador. Así de fácil tendrás tu limpiador de alfombra ecológico. Ahora, si la mancha en tu alfombra es de algún líquido más difícil de quitar como café, tinta, vino o cerveza, usa agua carbonatada y aumenta la cantidad de vinagre.

Aunque esta mezcla es ideal para casi cualquier tipo de material, te recomendamos aplicarlo primero en una pequeña área para estar seguro de que sea completamente compatible.

Ir arriba