Conoce el Plan de Obama para combatir el calentamiento global

_americana-diarioecologia.jpg

El presidente Barack Obama aprobará en la recta final de su mandato el plan más ambicioso de Estados Unidos para reducir emisiones de efecto invernadero. Su Gobierno anunció el proyecto para los primeros límites nacionales de dióxido de carbono en el país más rico del mundo.

La Agencia de Protección Medioambiental intentará reducir los gases un 30% en 2030 respecto al nivel de 2005. La propuesta sólo es ahora un borrador para que los grupos interesados y los ciudadanos comenten. La Administración espera aprobar las nuevas reglas en junio de 2015 para dar ejemplo a China y otros países que se resisten a aprobar límites en la negociación de un nuevo tratado contra el calentamiento global. La UE se comprometió en 2007 a una reducción del 20% de gases para 2020 y ofreció una disminución del 30% si otros países se unían al esfuerzo.

En cualquier caso, los detalles y el éxito del plan de Estados Unidos quedarán en manos del Gobierno que suceda a Obama. Para alcanzar la media nacional, cada estado tendrá sus propios objetivos. Los estados tendrán hasta 2017 para presentar sus planes contra la contaminación o hasta 2018 si hacen propuestas conjuntas con otros.

Los plazos se han retrasado respecto al plan inicial de Obama con lo que le tocará a su sucesor, o sucesora, aplicarlos. La política depende de decretos, que pueden ser anulados en función de quién venga después. Si la presidenta es Hillary Clinton, es probable que el recorte continúe. Sin embargo, algunos posibles candidatos republicanos ya se han opuesto públicamente a la idea, como el senador Marco Rubio, que cree que el calentamiento global no está provocado por la actividad humana.

La Agencia de Protección Ambiental (EPA) diseñó la propuesta que permitiría a los estados elegir cómo reducir antes de 2030 el 30% de las emisiones de CO2 respecto a los niveles de 2005.

Las centrales eléctricas generan alrededor de un tercio del total de las emisiones de gas de efecto invernadero en el país.

Si bien el gas natural gana terreno desde hace varios años, el carbón sigue siendo un componente central del paisaje energético.

Los centenares de centrales a carbón repartidos en el territorio estadounidense proveen cerca del 37% de la electricidad del país, por encima del gas natural (30%) y la energía nuclear (19%).

Riesgos para la salud.

La EPA dijo que los recortes evitarían 6.600 muertes prematuras y hasta 150.000 ataques de asma en niños.

La decisión de Estados Unidos tiene un gran impacto por su poderío industrial, que hace que sea el segundo mayor productor de gases contaminantes del mundo (el primero es China, que emite casi el doble). Si se cumple el objetivo, las plantas no lanzarán a la atmósfera otros 430 millones de toneladas de dióxido de carbono de aquí al final de la próxima década.

Hasta ahora, el presidente Obama había sido criticado por su desatención a los planes internacionales para reducir las emisiones, con objetivos limitados para coches y camiones y poca presión a las plantas eléctricas. En las negociaciones con la ONU, la Estados Unidos sólo se había comprometido a una reducción del 17% en 2020.

«Como presidente, como padre, me niego a condenar a nuestros hijos a un planeta que no se puede arreglar», dijo. «El cambio hacia una economía con energía más limpia no sucederá de la noche a la mañana y requerirá decisiones duras por el camino. Pero una economía de energía limpia y baja en carbono puede ser el motor del crecimiento en las próximas décadas».

Rechazo republicano

Los estados tendrán hasta junio de 2016 (año electoral) para presentar su plan de acción, en el que tendrán que detallar el objetivo fijado.

El plan, aplaudido por las ONG ambientales, debe promover el cierre de muchas fábricas de carbón, con una media de edad de al menos 40 años, o un sistema de cuotas de emisiones de CO2 que anime a los grupos energéticos a invertir en energías alternativas o tecnologías menos contaminantes.

Sin embargo, este es un tema políticamente sensible en el país: los republicanos, que tienen mayoría la Cámara de Representantes del Congreso, se oponen a la nueva ley; algunos lo hacen discutiendo la realidad del cambio climático, mientras que otros rechazan la responsabilidad de las actividades humanas.

El líder de la minoría republicana en el Senado, Mitch McConnell, dijo que el plan equivalía a «un desmantelamiento unilateral de nuestra propia supremacía económica y la destrucción de las principales ventajas competitivas de nuestra nación en la economía global».

«No cabe duda de que nuestros competidores mundiales nos reemplazarán con entusiasmo en cualquier industria que perdamos como consecuencia de estas reglas», agregó.

En la misma línea se expresó su compañero de partido y presidente de la Cámara de Representantes, John Boehner: «Todas las iniciativas de esta administración sobre el cambio climático hacen daño a nuestra economía y destruyen empleos».

Boehner, que calificó el plan de «locura», urgió al Partido Demócrata de Obama, que controla el Senado, a que «escuche al pueblo estadounidense y pare este desastre».

Los gobernadores republicanos podrían intentar cambios legales en la norma, aunque la Corte Suprema ha sostenido la autoridad de la EPA para regular las emisiones de CO2.

1 comentario en “Conoce el Plan de Obama para combatir el calentamiento global”

  1. Pingback: Bitacoras.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Ir arriba