Exígele cifras a tu gobierno: El derecho a un medioambiente limpio, sano y sostenible es un derecho universal

El pasado 28 de julio, la asamblea general de la ONU adoptaba casi por unanimidad (161 estados miembros) un nuevo derecho universal: el derecho a un medioambiente limpio, sano y sostenible, que reconocía, entre otras cuestiones, el impacto del cambio climático, la contaminación del aire, la tierra y el agua, así como la mala gestión de los productos químicos y los residuos, con la consiguiente pérdida de la diversidad.

s que la ONU ha promulgado a lo largo de su historia, se queda solo en eso, en meras declaraciones de intenciones, ya que no implican tener que cumplirlas, solo la obligación moral de aceptarlas.

Esta aprobación histórica llega en un momento complicado del planeta. Calentamiento global, sequías, escasez de agua, incendios cada vez más recurrentes y tormentas catastróficas serían motivos más que suficientes para hacernos reflexionar. Se oyen de nuevo voces que piden recuperar energías cuyo grado de contaminación medioambiental está más que demostrado (crisis energética la llaman) tal vez por una mala planificación, desidia o dejación.

Va siendo hora ya de que se cumpla con rigor esta resolución y que las naciones asuman sus compromisos internacionales, que no quede de nuevo en el olvido y, de paso, tal vez, hacer una llamada de atención a los que niegan, a los que miran para otro lado y proclaman ufanos que con ellos no va la cosa. Es un derecho de todos y todas, cuidémoslo.

Ir arriba