El 30% del consumo total de energía se produce en el ámbito familiar y el hogar

Por: Alberto Martinez

Los ciudadanos percibimos que poco a poco, y a veces de golpe, el recibo de la luz sube. Lo que notamos menos es la cantidad de aparatos eléctricos que tenemos en nuestras casas. El estado del bienestar los ha ido introduciendo en nuestras viviendas y consumen, eso está claro. El 30% del gasto energético de casi todas grandes ciudades se produce en las familias, en concreto un 18% corresponde a electricidad y gas y un 12% al combustible del coche. Una cifra respetable a tener en cuenta porque suponen millones de toneladas de CO2 que perjudican el medioambiente.

No sólo es cuestión de pensar en ducharse en vez de bañarse (se ahorra un tercio del gasto del agua y del calentador de gas o eléctrico) y hacerlo a la temperatura de 30 grados, sino en adoptar otros hábitos que sean rentables en la economía personal y, a la vez, contribuyan a mejorar el medioambiente.

La diferencia entre el consumo de un frigorífico clase A, de máxima eficiencia, y el de menor supone un ahorro no sólo de 400 euros al año sino que deja de emitir 2,2 toneladas de CO2. Una bombilla de bajo consumo cuesta más, pero también dura diez veces más que una tradicional, gasta casi un 80% menos y ahorra en su vida útil hasta media tonelada de CO2. Son dos ejemplos bastante claros de cómo desde una familia se puede contribuir a la sostenibilidad.

Otro consejo util es acudir a la oficina sin utilizar el auto. Cierto es que muchas veces el transporte público no funciona como debería, pero ante esta situación lo mejor es que se junten cuatro o cinco compañeros de trabajo para ir rotando su automóvil en estos desplazamientos. La cuestión es concienciarse.


Necesitamos tu ayuda para seguir informando

Estamos viviendo una emergencia sanitaria y económica llena de incertidumbres. Hay muchas preguntas y no siempre tenemos las respuestas, pero todo el equipo de DiarioEcologia trabaja con entrega para ayudarte a encontrar información fiable y acompañarte en estos momentos tan duros. Nunca había tenido tanto sentido nuestra misión de servicio público como ahora. Y a la vez nuestra situación económica nunca había sido tan frágil.
No te pedimos dinero, solo tu apoyo compartiendo esta nota haciendo click en el boton a continuacion >>>

Que opinas?