Arabia Saudita predice mayores ingresos por energia solar que por petroleo

Los estados del Golfo Pérsico, ricos en combustible fósil, se están preparando para un futuro en el que no habrá más petróleo. Se encuentran dando prioridad al desarrollo de la energía solar como fuente de energía alternativa.

La idea es aprovechar la abundancia de sol de la región del desierto para dar a sus habitantes un medio ambiente no contaminado.

Lo mejor de todo es que estos paises principlamente Arabia Saudita estan convencidos de que se pueden obtener mayores ingresos usando energias renovables en comparacion con el petroleo.

Preocupa considerablemente la creciente contaminación ambiental de los estados del Golfo, como consecuencia del aumento del número de vehículos y personas y el volumen de las emisiones de carbono.

La contaminación provocada por los vehículos automotores es un gran problema en algunos estados del Golfo, especialmente en Arabia Saudita, un país rico en petróleo cuyas ciudades se asfixian bajo una nube de contaminación. Ciudades sauditas como la Meca y Medina son las más afectadas por la contaminación durante la época de peregrinación, cuando millones de personas y vehículos convergen en las ciudades santas.

En la capital iraní de Teherán, el nivel de hidrocarbonos en el aire es cien veces mayor que el promedio de muchas otras grandes ciudades del mundo. Diariamente se emiten más de 3.000 toneladas de monóxido de carbono, 450 toneladas de hidrocarbono, 120 toneladas de dióxido de nitrógeno, 30 toneladas de dióxido de sulfuro y 2 toneladas de plomo en la ciudad más poblada de Irán.

Teherán está envuelta en contaminación, que últimamente alcanzó proporciones alarmantes. Los periódicos y funcionarios estatales hicieron repetidas advertencias sobre los peligros para la salud. Cada uno de los 10 millones de habitantes de Teherán inhala un promedio de medio gramo de plomo por día, liberado al aire por vehículos que utilizan seis millones de litros de nafta con plomo, de baja calidad, según estadísticas oficiales.

Según cifras oficiales, el 75% de la contaminación de la ciudad está causado por el desprendimiento de los caños de escape de cerca de un millón de autos, muchos de ellos viejos y con una mala combustión. Los automóviles de fabricación nacional y los ómnibus, que carecen de instrumentos sofisticados de control de la contaminación, bombean diariamente varios miles de toneladas de gases tóxicos que causan enfermedades relacionadas con el aparato respiratorio, especialmente entre la gente de edad.

Saudia Arabia predicts more revenue from solar than from oil