Nueva tecnología es cuatro veces más eficiente que los paneles solares tradicionales

La empresa Naked Energy, con sede en Reino Unido, ha creado una nueva línea de productos de su gama Virtu que se basan en una tecnología de tubos de vacío solares que destacan por su capacidad para generar electricidad y calor simultáneamente; y que son cuatro veces más eficientes que las placas fotovoltaicas tradicionales, según sus creadores.

La tecnología de tubo de vacío solar es un tipo de placa fotovoltaica que aprovecha la energía solar térmica y no es realmente nueva, de hecho, ya se comercializa en diferentes países del mundo, aunque solamente para producir calor. Ahora la empresa británica ha decidido ir un paso más allá con un innovador sistema que también genera electricidad y que se puede instalar en tejados y en fachadas verticales de edificios.

¿Cómo funcionan?

«Virtu representa una categoría nueva y revolucionaria de tecnología solar. Hemos desarrollado la tecnología solar de mayor densidad de energía del mundo que proporciona calor sin emisiones de carbono y de forma asequible«, explican sus fabricantes en su página web. Pero ¿en qué consiste realmente?

En la actualidad, la gama Virtu de la compañía británica cuenta con dos tipos de productos: VirtuHot, que solamente calienta agua hasta 90°C con energía solar, y VirtuPVT, un colector solar híbrido que combina la energía solar fotovoltaica con la térmica para generar electricidad y calor a partir de un único dispositivo.

El funcionamiento de este sistema es sencillo. Se trata de un tubo transparente que tiene dos capas de vidrio cerradas al vacío, que funciona como un termo, y cuyo interior da cobijo a una placa solar de pequeñas dimensiones y de alta densidad. Un panel que está instalado con una inclinación determinada para maximizar la absorción de los rayos del sol hasta 80°C.

El vacío en el interior del tubo reduce drásticamente las pérdidas térmicas, lo que permite obtener una mayor temperatura para el agua caliente y el calor procesado, incluso en climas más fríos. Ese espacio también protege a las placas fotovoltaicas de la humedad. Así mismo, el sistema incluye una pletina reflectante que aumenta la producción de energía en todo tipo de ángulos de recepción de la radiación solar.

VirtuPVT es un sistema totalmente modular, montado en marcos en conjuntos de cinco tubos, y utiliza mucho menos espacio que los sistemas térmicos y fotovoltaicos tradicionales que se suelen usar por separado. Por tanto, esta tecnología también permite maximizar el espacio del tejado y generar más energía por metro cuadrado.

Para garantizar un rendimiento óptimo en una determinada latitud, cada tubo está orientado hacia el sol y espaciado en consecuencia para evitar el sombreado en invierno. El fabricante también explica que estos tubos soportan mejor el viento en comparación con las placas fotovoltaicas tradicionales.

Naked Energy señala que se trata de un sistema ideal para edificios con una gran demanda de agua caliente y calefacción, como hospitales, un bloque de apartamentos, hoteles, centros de ocio y fábricas. Esto se debe, en parte, a que por el momento esta tecnología es demasiada cara para introducirse de forma generalizada en el mercado doméstico, por lo que su instalación es más asumible en este tipo de construcciones. 

En cuanto a su mantenimiento, Naked Energy asegura que es barato y no requiere más cuidado que los paneles solares tradicionales; y que los tubos poseen una vida útil productiva de al menos 20 años. El sistema también está diseñado para que funcione en invierno, pero como todos los productos solares, genera más energía durante los meses de verano.

Aun así, estos tubos pueden recolectar la energía térmica y almacenarla en los meses más cálidos para que el usuario pueda utilizarla cuando más la necesita. Eso sí, para evitar que el sistema no se congele cuando las temperaturas son bajas, se utiliza una mezcla de agua y propilenglicol.

Son más eficientes

Los fabricantes señalan que sus tubos de vacío solares, al ser modulares, son fáciles de instalar. De hecho, cada tubo viene con su propio sistema de montaje individual, lo que ahorra tiempo y materiales; y tienen un diseño de perfil bajo que reduce la cizalladura del viento. Su principal ventaja es que son más eficientes que los paneles fotovoltaicos tradicionales. 

El sistema también permite más ahorro de carbono para muchos edificios públicos, industriales y comerciales que requieren agua caliente u otras formas de calor. Otra de sus ventajas es que con estos tubos los usuarios pueden reducir su dependencia de los combustibles fósiles y el suministro de agua caliente en el futuro. 

Sus creadores dejan claro en su página web que se trata de una tecnología complementaria, por lo que se puede combinar con bombas de calor y otros dispositivos de calefacción ya existentes en los edificios.

Ir arriba