Cambio climático: necedad e hipocresía

planeta-triste-diarioecologia.jpg

Por: Roberto Fermín Bertossi.- El cambio climático es un fenómeno aterrador y autoprovocado de destrucción masiva, razón por la cual urge encontrar una solución planetaria, sensata y efectiva.

La simultaneidad de cataclismos naturales, no es ni huérfana, casual, ni meramente apocalíptica. En efecto, tanta codicia, tanto cinismo, tanto disparate y despropósitos humanos, explican y predicen los mismos y aún, peores. Esto cualquiera lo podría decir menos las máximas autoridades de los países del “primer mundo (?)”que promueven, protegen y sostienen a las fábricas, empresas e industrias más contaminantes, dióxido de carbono, otros gases o vapores con todos sus daños mediatos e inmediatos.

La misma matriz de indolencia y voracidad está detrás del paulatino y progresivo desmembramiento e inutilización del planeta Tierra conforme se puede verificar en el estado actual de sus polos y glaciares, de su agua y humedales, de su biodiversidad, de sus bosques y de sus montes, de sus recursos naturales y de sus paisajes, tanto como de su propia sustentabilidad.

Lo más grave e inaceptable del cambio climático imperante es obviamente, el daño reflejado en millones de seres vivos: vidas humanas, vida celular y microbiana de la tierra, vida vegetal de los cultivos, animal del ganado, de los pájaros y los peces; vidas que se sostienen unas con otras.

Nacimos en un mundo maravilloso pero no supimos usar nuestra libertad, no supimos elegir, no supimos legislar ni resistir ni revertir los horrores ecológicos provocados por hombres miserables y así, poco más poco menos, fuimos hipotecando irresponsablemente también, el ambiente de las próximas generaciones.

Concomitantemente, resulta demasiado cínico y canalla que un Secretario de los EE. UU., Mr. Kerry, cuando su país –entre otros- ha defraudado y hecho defraudar el Objetivo del milenio en orden a garantizar el sustento del medio ambiente, pretenda días pasados, ante estudiantes, funcionarios, líderes civiles y periodistas, alertarnos sobre esta exacerbada peligrosidad ambiental y demandar sin pudor soluciones, algo que huele bastante parecido, paradójico y llamativo a cuando esas grandes empresas del mundo que habiéndolo contaminado todo, ahora, para eximirse o desgravar impuestos, fundan, impulsan y sostienen fundaciones u ONG de responsabilidad social/ambiental empresarial. Ante tanto cinismo y canalladas con nuestros `activos climáticos` y siendo lo ambiental transversal a todo (menos a la corrupción), evidentemente nadie noble, cabal y en su sano juicio, hubiera provocado semejantes desastres naturales, urbi et orbi, abandonándonos en el más que inquietante hábitat común de estos días.

No obstante, todavía vivimos en un mundo que aún late, en el cual magnánimos ambientalistas han enfrentado reciente y ejemplificadoramente a grandes potencias contaminantes/depredadoras (Vg., Camila Speziale, Hernán Pérez Orsi y compañeros a Rusia para defender el Ártico, etc.) o, a multinacionales (Monsanto en la Comunidad cordobesa de Malvinas Argentinas), haciéndonos recuperar la esperanza en recobrar, finalmente, nuestra armonía climática. –

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Ir arriba