Cómo hacer tu rutina de belleza más sostenible (sin que tu piel o cabello lo noten)

Uno de los pilares para un consumo más responsable pasa por no derrochar recursos naturales. Entre estos recursos destaca el agua, un elemento que nos parece ligado al máximo con nuestra forma de cuidarnos. ¿Cómo podemos mantener nuestra rutina beauty habitual y ahorrar litros de agua al mismo tiempo?

El ciudadano común utiliza a diario entre siete y nueve productos de cosmética e higiene personal. Los productos que utilizamos cada día en nuestras rutinas de belleza impactan en el medio ambiente de distintas formas. Algunos son de un solo uso, otros son complicados de reciclar y también nos encontramos con cosméticos que contienen ingredientes perjudiciales para nuestro entorno. 

Desde DIARIOECOLOGIA te vamos a dar todas las claves que necesitas para adaptar tu rutina de belleza y hacerla más sostenible con el planeta. Unos pequeños cambios que supondrán un beneficio extremo al entorno natural que nos rodea.

Cómo hacer tu rutina de belleza más sostenible

En verano incrementamos el consumo de productos cosméticos. Utilizamos más cremas solares, aceites para hidratar el pelo, jabones, champús, cremas hidratantes… Y por lo tanto el impacto sobre el entorno también va en aumento. A continuación cinco trucos muy sencillos para hacer las rutinas de belleza más ecofriendly

Tener controlado el stockes importante tener claro qué productos tenemos en casa y verificar su fecha de caducidad para evitar tener que tirarlos porque están en mal estado sin haberlos utilizado antes. Hay que saber qué se compra y cuándo se compra para evitar desperdiciar dinero y deshechos.

Prestar atención a la crema solar: algunos productos que protegen la piel del sol pueden llegar a ser altamente tóxicos, especialmente para el medio marino. Es importante comprobar los ingredientes de las cremas solares y evitar componentes como la oxibenzona, el octocrileno y el octinoxato. También se recomienda prescindir de los aerosoles que provocan que una gran parte de la crema solar acabe en la arena o alrededores y no en nuestra piel.

Evitar los productos de un solo uso: elementos tan cotidianos en nuestra rutina como los discos desmaquillantes, toallitas, bastoncillos, compresas y tampones tienen un impacto muy negativo en el entorno. El futuro se encuentra en pasarse a los discos reutilizables, el jabón sólido, la copa menstrual y otros.

Tienes que descubrir los beneficios de la cosmética sólida. Al no necesitar envases de plástico, no solo se requiere menos agua en su proceso de fabricación, sino que no necesitas  reciclar.  Dentro de este tipo de productos podemos encontrar todo lo que necesitas para tu rutina de piel y cabello con productos como champús, mascarillas, geles o limpiadores faciales. Una forma perfecta de unirte a la cosmética sólida y para abrazar el movimiento zero taste.

Intenta usar agua fría. Además de que es más saludable para la piel y el cabello, no estarás desperdiciando el agua hasta que salga caliente en la ducha o en el lavabo. Además de la temperatura, también ten en cuenta la presión porque no siempre es necesaria la máxima para conseguir una limpieza eficiente. Y, cómo no, dale preferencia a las duchas frente a los baños.

La belleza waterless-washling

Un informe sobre las tendencias de belleza de WGSN señala que cada vez estamos más comprometidos en reducir el consumo de agua en nuestras rutinas de cuidado. Dentro de esta tendencia juega un papel fundamental los cosméticos sin aclarado. Si el año pasado los cosméticos waterless, sin agua en su composición, fueron tendencia, este año son los waterless-washing, sin aclarado, los protagonistas.

Tradicionalmente, la belleza waterless (sin agua) se originó en Corea, más por el beneficio que supone para la piel que como espíritu ecologista. Al eliminar lo que a menudo sirve de ingrediente de relleno, los aceites curativos como el de coco, jojoba y argán pueden tratar más eficazmente el cabello y la piel

Cinco razones para pasarse al maquillaje vegano

Muchas de las marcas que usas en tu rutina de belleza pueden ser muy beneficiosas para la piel o el pelo pero a la larga hacen daño al medio ambiente. La cosmética vegana no sólo evita ingredientes cuestionables, sus productos contienen más nutrientes y sus envases son respetuosos con el planeta. A esto le podemos sumar que suele ser más segura para la piel ya que el cuerpo tolera y procesa mucho mejor los activos naturales que los que no lo son.

  • Cruelty free: las pruebas con animales no solo es una práctica cruel sino que también ha dejado de ser necesaria. Uno de los beneficios de cambiarse a productos de belleza veganos, es la satisfacción de salvarle la vida a cientos de animales. 
  • Evita los ingredientes cuestionables: algunos maquillajes incluyen orina, insectos o pezuñas molidas. ¿Por qué querrías ponerlos en tu piel?
  • Contiene más nutrientes: las plantas son la fuente más rica de vitaminas, minerales, antioxidantes y nutrientes esenciales. 
  • Sus envases son respetuosos con el planeta: si piensas en tu propia rutina de belleza, te sorprendería la cantidad de desechos que produce. Como el plástico no es biodegradable, busca formas de reducirlo o reutilizarlo. 
  • Para pieles sensibles: si tienes problemas de acné, rosácea o tu piel es demasiada grasa o seca, incluir maquillaje vegano en tu rutina de make up no te causará daño. 

¿Es lo mismo la cosmética natural que la ecológica?

La cosmética natural, como su propio nombre indica, es aquella creada únicamente a partir de ingredientes presentes en la naturaleza, que pueden ser tanto de origen animal o vegetal. Sin embargo, no todos los productos naturales son igual de saludables para la piel, ni que todas las marcas que utilizamos en nuestra rutina y consideramos ecológicas lo son.

Hay ingredientes de origen natural que, si no proviene de una agricultura ecológica, lo más probable es que haya sido tratado con fertilizantes y plaguicidas y haya sido sometido a altas temperaturas. Esto hace que muchos ingredientes naturales pierdan parte de sus vitaminas y de su poder antioxidante cuando los usamos en nuestra rutina beauty. Se ha comprobado que las plantas y frutas cultivadas de forma ecológica contienen una mayor concentración de antioxidantes y, por tanto, mejoran los resultados en el cuidado de la piel.

Además, este tipo de cosmética deben seguir otros principios como no testar en animales o seguir un proceso de fabricación y distribución con el menor impacto medioambiental posible. Para saber si estamos ante un cosmético ecológico, hay que fijarse en la etiqueta para verificar que proceden de cosmética ecológica, cosmética Bio o cosmética orgánica.

Ir arriba