Coronavirus: He leído que, al llegar a casa de un paseo, debo quitarme los zapatos y limpiarlos. ¿Debo gastar mis preciadas toallitas desinfectantes en eso?

Los zapatos pueden albergar bacterias y virus, pero eso no significa que sean una fuente común de infecciones. Un estudio de 2008 encargado por Rockport Shoes encontró un montón de asquerosidades, incluyendo bacterias fecales, en las suelas de nuestros zapatos. Un estudio reciente de China reveló que la mitad de los trabajadores de la salud que participaron tenían coronavirus en los zapatos, lo cual no es de sorprender porque venían de hospitales con pacientes infectados.

Entonces, ¿qué debemos hacer con respecto a los zapatos? Si tus zapatos se pueden lavar, puedes meterlos en la lavadora. Algunos lectores preguntaron sobre limpiar las suelas de sus zapatos con toallitas. Eso no se recomienda. No solo es desperdiciar una buena toallita desinfectante (todavía hay escaso suministro de ellas), sino que traslada gérmenes que podrían permanecer en la suela de tus zapatos o en el piso directamente a tus manos.

Puedes intentar no pensar en las cosas que acechan en tus zapatos o puedes tener una conversación con tu familia sobre adoptar la costumbre de dejar los zapatos en la entrada del domicilio. Si tienes un niño que gatea o juega en el piso, un familiar con alergias o alguien con un sistema inmunitario comprometido, un hogar sin zapatos podría ser una buena idea para mantener una higiene general.

Andrew Janowski, profesor de Enfermedades Infecciosas Pediátricas en el Hospital Infantil St. Louis de la Escuela de Medicina de la Universidad de Washington afirmó que los zapatos no representan una forma de contagio del coronavirus que deba preocuparnos, aunque sí puede resultar perturbador pensar dónde han estado tus zapatos.

“Si queremos hablar de bacterias, sabemos que aman vivir en los zapatos”, dijo Janowski. “Nunca sabrás con certeza qué cosas has pisado”.

Fuente: The New York TImes

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Ir arriba