Ecosistemas de la ciudad, un interrogante #Panama

1Panama-City-from-Casco-Viejo-diarioecologia.jpg

El desarrollo de la ciudad, con su carga de cemento y red de servicios, incide sobre los ecosistemas circundantes de dos formas. Por un lado, la construcción de la ciudad junto a áreas ecológicamente sensibles puede conducir a la pérdida de importantes hábitats, y también al reemplazarse tierra productiva por áreas urbanizadas, aumenta la presión sobre las áreas productivas que van quedando. De ese modo, la incidencia sobre la agricultura, la ganadería y la red natural se vuelve más intensa y perjudicial para el medio ambiente.

Los peligros ambientales causados por los pobladores tienen que ver con los accidentes causados por industrias, tráfico, servicios públicos, etc. La acción de sus habitantes puede extender y profundizar el riesgo ante los peligros ambientales, por ejemplo, una construcción incorrecta que genera edificios incapaces de resistir fenómenos naturales, asentamientos urbanos en áreas inundables o frágiles, sistemas de drenaje obstruidos que facilitan inundaciones, etc. Todo eso convierte la zona en altamente riesgosa. Muchos de los problemas ambientales se dan a nivel local, generándose y afectando a ciertas zonas de la ciudad o a la ciudad en su totalidad, pero muchos de ellos más que afectar a un lugar en particular tienen consecuencias a nivel global, afectando a otras ciudades y, por reflejo, al ecosistema en general.

Las ciudades –por experiencia global- son los elementos sociales que más contribuyen al calentamiento global, y aquellas que se encuentran en las zonas costeras serán víctimas de ese desajuste en algún momento de no tomarse las correcciones sociales y globales necesarias.

Vivimos en una ciudad que debe asumirse como “costera”, varios arroyos que la atraviesan… Mantiene una zona que alguna vez fue protegida como reserva natural, sus quintas, su ecosistema, sus especies. Pero se avanza sin piedad sobre ella: autopistas con su carga contaminante, los depósitos de residuos, la ausencia de limpieza regular de los cursos de agua, planes de explotación comercial e inmobiliaria no muy convincente, etc.

¿Cuánto nos falta preveer, modificar, plantear y concientizar en nuestro municipio en relación a esos temas? ¿Qué se hace en función de esta responsabilidad local y global?

Ojalá estas preguntas tengan las respuestas adecuadas en tiempo y forma. Más temprano que tarde. Nadie escapará a las responsabilidades en ese sentido, hoy, mañana o dentro de unos años, por acción acertada o errónea.

2 comentarios en “Ecosistemas de la ciudad, un interrogante #Panama”

  1. Pingback: Bitacoras.com

  2. Victor L. Barradas

    El término ecosistemas de la ciudad no es preciso al referirinos a los ecosistemas circundantes. La ciudad per se es un ecosistema, aunque algunos investigadores afirman que se trata de un supraecosistema, o simplemente de un sistema. Es evidente el cambio producido en los ecosistemas circundantes por las ciudades. El aumento de la frontera urbana como amenaza en los cambios de hábitats es incuestionable por ello una posible solución podría ser la de incluir en la ciudad relictos de los ecosistemas que se va anexando para con ello mantener ese hábitat necesario y no perder o desplazar especies. Ahora, también es bien cierto, que la ciudad con todas sus características amenazantes para ciertas especies, también es atractiva para otras.
    Ahora bien, como ciudadanos urbanos TODOS tenemos la obligación de mejorar nuestro entorno, y una de ellas es participar en todos los planes tanto la sociedad civil como autoridades municipales, para llevar a cabo una planificación eficaz y exitosa en perfecta armonía. Los problemas urbanos son multifactoriales y por ello la planificación debe realizarse desde diversas disciplinas y sobre todo incluir no solo a los tomadores de decisiones sino también científicos y obviamente a la sociedad civil en general. Esto debe hacerse sin imponer puntos de vista erróneos basados en el poder que pueden llegar a ser catastróficos. Tal es el caso de muchas prácticas equívocas que se llevan a cabo por ignorancia o soberbia de un tomador de decisiones.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Ir arriba