El bisfenol, oficialmente peligroso

bebe-biberon

El bisfenol A, un compuesto habitual en plásticos de uso común, muchos de ellos de uso alimentario, ha sido de nuevo puesto en duda por la comunidad científica. Un estudio descubre evidencia por primera vez que dosis muy bajas de este compuesto son suficientes para causar anormalidades en el desarrollo embrionario de ratones.

Bastan concentraciones de 0,02 partes por millón durante cinco a siete días, una cantidad prácticamente indetectable por métodos de análisis convencionales, para que los embriones de ratones de laboratorio presenten una poco común aunque más frecuente de lo deseable anormalidad denominada aneuploidía. En esencia, un error en el mecanismo natural de división celular que se traduce en alteraciones cromosómicas asociadas a la aparición de anormalidades en el feto o a enfermedades de base genética como el Síndrome de Down o distintas formas de cáncer.

No es esta la primera vez que se publican resultados que asocian al bisfenol A con anormalidades genéticas o cromosómicas. Pero sí que es la primera en la que la relación se establece inequívocamente: nunca antes se había probado que esta sustancia fuera la responsable de alteraciones patológicas graves y que bastara una exposición mínima, prácticamente inapreciable, para desencadenarlas.

Si la exposición al bisfenol es constante o la concentración del mismo es alta en nuestro organismo, puede provocar una serie de trastornos que van desde problemas a nivel hormonal, aumentando la producción de estrógenos (hormona femenina), hasta la posibilidad de desarrollar tumores en ciertos órganos, fundamentalmente en el aparato sexual y reproductor.

Pero estamos a tiempo para disminuir el efecto nocivo de este químico en nuestro cuerpo, tomando en cuenta una serie de precauciones, no muy difíciles de seguir. ¿Cuáles son las recomendaciones?

En primer lugar, y dado que los efectos de los bisfenoles se potencian en los recién nacidos, nunca calentar los biberones plásticos ni en microondas ni a baño maría, una práctica por cierto bastante extendida.

No calentar alimentos en envases plásticos, limitar el consumo de alimentos enlatados o envasados en tetrabrik, y nunca exponer estos envases a la acción del calor o del sol.

¿Qué es el Bisfenol A?

El Bisfenol A, que también se conoce comúnmente como BPA, es un producto químico orgánico que sirve de bloque básico para la producción de plásticos y revestimientos de alto rendimiento, principalmente el policarbonato y las resinas epoxi.

El policarbonato y las resinas epoxi basadas en BPA ofrecen un gran número de aplicaciones. Entre ellas están los DVDs, ordenadores y electrodomésticos, lentes y gafas, biberones y botellas de agua reutilizables, equipos médicos y materiales de construcción, pinturas, así como revestimientos para envases de alimentos y bebidas y muchas más. Una pequeña cantidad de Bisfenol A es utilizada como componente de fórmulas aditivas antioxidantes en PVC blando y como agente de revelado en la capa de cobertura del papel térmico.

Asocian el Bisfenol A con enfermedades metabólicas

3 comentarios en “El bisfenol, oficialmente peligroso”

  1. Pingback: Bitacoras.com

  2. Pingback: Presta atención a este símbolo cuando consumas en envases de plástico – EcoAliados

  3. Pingback: Presta mucha atención a este símbolo cuando consumas en envases de plástico – Milenka

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Ir arriba