El calentamiento global permite llegar por primera vez en un bote de remos al polo norte magnetico

Por primera vez en la historia una expedición ha logrado llegar a remo al polo Norte magnético 1996, algo que hasta ahora parecía imposible debido a las grandes capas de hielo que cubre el casco polar. Una expedición formada por seis británicos consiguió ayer llegar al punto señalado tras recorrer 725 kilómetros por aguas del océano Ártico desde el norte de Canadá. El logro, según sus protagonistas, ha sido posible por el deshielo producido por el efecto del calentamiento climático.

«Es un éxito enorme y un privilegio para nuestro equipo haber participado en uno de los grandes retos mundiales», explicó el jefe de la expedición, Jock Wishart, que la organizó para denunciar los efectos del cambio climático en el Ártico. La tripulación utilizó un barco-trineo especialmente diseñado para este proyecto. Partieron el 29 de julio de Resolute Bay, llegaron a su objetivo a las 00.30 horas GMT del viernes. El polo Norte magnético está en desplazamiento constante, pero la posición 1996 es la primera que fijó correctamente. Con ello se convirtió en objetivo preferido de las expediciones árticas.

El barco de la expedición británica, de 1,3 toneladas de peso, fue equipado con unos patines sobre el casco, de forma que permitiera desplazarlo en los tramos de hielo. La tripulación consiguió cubrir la mayoría de los últimos 80 kilómetros remando la mayoría de las veces, pero también tuvieron que desplazar la embarcación sobre un tramo de tres kilómetros de hielo.

Según los datos que difundió ayer la Agencia Espacial Europea (ESA), la cubierta de hielo marino del océano Ártico está alcanzando niveles mínimos. La información muestra que, por segunda vez en la historia, se ha abierto a la navegación el Pasaje del Noroeste.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Ir arriba