Estados Unidos hace significativos avances en la producción de energias alternativas

Por: Germán Duque. En la primera década de este siglo, EE. UU. muestra cifras concretas sobre la expansión de las fuentes de energías alternativas y la reducción de su dependencia del petróleo.

En este periodo, el país incrementó en 16 veces la producción de energía eólica y multiplicó por ocho la oferta de etanol, al tiempo que experimentó un significativo aumento en la extracción interna de petróleo.

Al tiempo, las importaciones de crudo se redujeron drásticamente, en especial a partir de la crisis económica desatada en el 2008, y ahora el país consume 2 millones menos de barriles de petróleo por día.

En efecto, de acuerdo con cifras de la Agencia de Información de Energía (EIA), Estados Unidos pasó a generar 95.000 millones de kilovatios/hora de energía eólica en el 2010, frente a 6.000 millones que producía en el 2000. Hoy, este país es el primer generador de este tipo de energía a nivel mundial.

En el campo de los biocombustibles, principalmente el etanol de maíz, la producción pasó de 2.000 millones de galones al comenzar el siglo, a 13 mil millones al cerrar el 2010.

Este combustible continúa en pleno ascenso, como mezcla de la gasolina motor, batiendo récord el pasado octubre y superando el equivalente de los 900 mil barriles por día.

Por otro lado, la producción interna de crudo subió de menos de 5 millones de barriles diarios a 5 y medio millones. Y la de carbón se mantuvo estable alrededor de los 100 millones de toneladas.

EL GALÓN DE GASOLINA HA BAJADO DE PRECIO

EE. UU. redujo sus importaciones de petróleo de un volumen de 13’700.000 barriles diarios en el 2008, uno de sus puntos más altos, a 11’800.000 en la actualidad, no obstante la recuperación de algunos de sus principales sectores productivos y la reactivación del transporte.

Paralelamente, el precio de la gasolina ha venido en descenso.

En junio del 2008 el galón llegó al tope de los 4 dólares, cuando el precio internacional del barril bordeaba los 131 dólares y disminuyó por debajo de los 3,50 dólares el galón, en el segundo semestre de este año, cuando el precio de importación promedia los 109 dólares el barril.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Ir arriba