La salud y el sol

Por: Dr. José Luis Pérez Albela Beraún. El Sol es vida y energía, y como medio terapéutico ha sido utilizado por el hombre desde tiempos inmemorables. Aunque mucho se ha puesto en duda sobre la exposición a los rayos solares debido a las radiaciones ultravioletas, a la progresiva disminución de la capa de ozono y por los efectos sobre la piel, si el Sol es tomado con conciencia y precaución es una fuente de bienestar corporal. La helioterapia sigue teniendo indicaciones benéficas sobre la salud y muy recomendables ya que la radiación solar tiene sobre nuestro organismo un efecto directo sobre la piel y una repercusión general sobre el metabolismo y las funciones orgánicas y físicas.

En la piel hay un aumento de la temperatura local, un aumento de la circulación periférica de la sangre, aumento de la sudoración por estímulo de las glándulas sudoríparas y aumento de la pigmentación por estímulo de los malanocitos y secreción aumentada de la melanina.

En casi todo el pais siempre tienen sol durante el año y debe formar parte de una visita familiar obligada en época de invierno. El resto de días también podemos simbolizar nuestra actitud de agradecimiento al Sol por contribuir a nuestra existencia y a la vida de la Tierra. Una sana costumbre es despertarse muy temprano a recibir al Sol y vivir la hermosa experiencia del amanecer envolviéndonos con su manto de color índigo.

Acostumbro en mis conferencias y talleres como parte de una terapia a usar la representación solar a través de una vela encendida. La llama amarilla, azul y roja observada nos trae recuerdos que acrecientan nuestra tranquilidad y paz interior al emerger recuerdos relacionados con nuestros cumpleaños, los campamentos, los apagones que nos mantenían cerca a nuestra familia y eran motivos de animadas charlas. Una vela encendida debe ser infaltable en la mesa de nuestro hogar.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Ir arriba