Lo nuevo de Bill Gates: el inodoro sin agua

no-water-toilet2

Los científicos que trabajan para la Fundación Bill & Melinda Gates están investigando las muchas maneras diferentes en que se pueden poner a buen uso los desechos humanos incluyendo la generación de corriente eléctrica con excrementos humanos o la purificación de la orina para convertirla en agua potable.

La noticia la trae Inga Michler para Die Welt y fue republicada por Worldcrunch y da cuenta de la asistencia financiera otorgada por los contribuyentes alemanes a lo que se presenta como la “nueva buena idea para la humanidad”.

El ministro de Desarrollo Dirk Niebel destinó US$ 10 millones para un proyecto conjunto con la Fundación Bill & Melinda Gates. En los próximos 5 años, este proyecto tiene como objetivo proporcionarles a unas 800.000 personas en Kenia acceso a servicios de saneamiento y asegurarle agua potable a otras 200.000.

El objetivo es encontrar «soluciones innovadoras» para el saneamiento de zonas urbanas pobres. Gates dice que es hora de superar la era de la taza del baño clásico. Señala que, a pesar de todos los logros recientes, el 40% de la población mundial, alrededor de 2,5 mil millones de personas viven sin los medios adecuados para tratar sus excrementos. Para Gates, darles baños al estilo occidental simplemente no es posible debido a lo limitado del recurso necesario: el agua.

El asunto urge: la falta de instalaciones sanitarias y la imposibilidad de eliminar residuos favorece la propagación de enfermedades. UNICEF calcula que 1,1 mil millones de personas en todo el mundo no tienen acceso a ningún tipo de retrete o forma de eliminar residuos. Esto a su vez arruina el agua potable y puede causar diarrea, que se propaga rápidamente.

Según UNICEF, al menos 1,2 millones de niños menores de 5 años mueren de diarrea cada año, la causa principal siendo el contacto con las heces humanas. A finales de junio, el secretario general de la ONU, Ban Ki Moon, conjuntamente con UNICEF, aprobó un plan quinquenal de saneamiento sostenible en el que el número de personas que no tienen acceso a aseos seria reducido a la mitad para el año 2015.

Ban Ki Moon hizo hincapié en que las instalaciones sanitarias no sólo juegan un papel decisivo en la reducción de la pobreza mundial, sino que son cruciales para el desarrollo sostenible y para alcanzar los objetivos del milenio.

El ingeniero holandés Frank Rijsberman se muestra de acuerdo. Dirige el Departamento de Agua, Saneamiento e Higiene de la Fundación Bill & Melinda Gates, y está actualmente trabajando en 2 proyectos. Con un proyecto, la fundación fomenta la construcción de letrinas en las zonas rurales y barrios marginales sin servicios de saneamiento. Con la otra, apoya proyectos de investigación mediante la concesión de subvenciones a los científicos que aportan nuevas ideas para el uso de los excrementos humanos. Dice que ha habido experimentos para convertir el excremento en una especie de microondas que puede ser utilizado como una fuente de energía.

Rijsberman dice que hay bacterias biológicas que podrían convertir los residuos en abono, habla de la posibilidad de baños que conviertan orina en agua potable. Los desechos humanos podrían ser así una mina de oro, bromea Rijsberman. En vista de lo limitado del agua como recurso mundial, tanto la Fundación Gates como la política alemana de desarrollo apoyan diversos proyectos de sanitarios secos que no utilizan agua para limpiar y separan la orina de los excrementos con el fin de que este se seque.

Otro método propuesto por la Fundación Gates en el sur de África es el uso de la orina de unas 400.000 personas para hacer fertilizantes nitrogenados en forma de polvo. Una variación similar a lo que está siendo probado por la Sociedad para la Cooperación Internacional (GIZ) en Eschborn, Alemania. Los proyectos de Alemania y de la Fundación Gates son complementarios, según el Ministerio Alemán para el Desarrollo. La importancia de esta investigación no siempre es fácil de explicar, dice Rijsberman, porque cualquier cosa que tenga que ver con los desechos humanos provoca un «factor asco».

Además, cientos de miles de personas afectadas o relacionadas con las pruebas están lejos de ser convencidas de que es una buena idea usar baños en el primer lugar. «Tenemos mucho trabajo por delante’, dice Rijsberman, que sabe que puede contar con el pleno apoyo de su jefe.

Y el propio multimillonario no desaprovecha cada oportunidad que se le presenta para ejercer presión por el final de la tradicional taza de baño occidental. En abril, Gates se reunió con la canciller alemana Angela Merkel y el presidente, Christian Wulff, en Berlín. En la correspondiente conferencia de prensa dijo a los periodistas que no habían hablado de política, pero si de la idea del «baño del futuro”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Ir arriba