Orina, un combustible muy ecológico

1_100.jpg

Si buscamos combustibles renovables, y biodegradables, la orina puede cumplir con esos roles tranquilamente. Sirve como combustible ecológico, y también más barato. Ya se ha logrado transformar la orina en un tipo de combustible que podría llegar a revolucionar la fabricación, que es el hidrógeno.

Hey , un momento, no botes tu orina , vale oro!.

Parece una broma… ¡Pero no lo es! Tal como titulábamos, la orina puede utilizarse como combustible ecológico, de hecho, más ecológico que otros en desarrollo o en uso, y también más barato.

Así lo afirma un equipo de científicos de la Universidad de Ohio (EE.UU.) que han satisfactoriamente transformado orina en biocombustible para autos de hidrógeno.

Los experimentos se han realizado con orina humana, animal y sintética. El procedimiento desarrollado consiste en descomponer la orina, para aislar la urea y el amoníaco.

A estos componentes luego se les aplica una pequeña cantidad de corriente eléctrica, para obtener el hidrógeno. Esta técnica es –según explican- más sencilla y más económica que la más difundida de la electrólisis del agua de la que se suele obtener el hidrógeno.

A la hora de hablar del rendimiento de este biocombustible derivado de la orina, los expertos estiman que cada litro de producto final otorga una autonomía de 40 km.

Aunque en primer término es probable que la idea de conducir un coche cargado con un combustible proveniente de la orina resulte ciertamente desagradable, no hay que perder de vista que es indudablemente una excelente forma de aprovechar un recurso natural mayormente desperdiciado.

La NASA convertirá la orina de los astronautas en agua potable y electricidad para viajar a Marte

La orina es principalmente agua y eso es un recurso muy valioso en el espacio. Los futuros viajeros espaciales podrían reciclar de manera más eficiente su propia orina.

Un equipo de investigadores colabora con la NASA en la transformación de orina en agua potable y electricidad en gravedad cero para así abastecer a los astronautas en futuros viajes espaciales, como el previsto por la agencia espacial estadounidense a Marte.

Su proceso para transformar la urea en energía, mediante osmosis, lograría no solo el reciclado del pis para que la beban los astronautas, sino también la generación de electricidad complementaria para el día a día de la nave espacial.

Actualmente, los astronautas reciclan solo el 85% de su orina mediante procesos de filtrado. Con estas nuevas investigaciones, este porcentaje llegaría al 100%, según las estimaciones de la universidad puertorriquense.

El equipo científico a cargo de estas investigaciones aseguró que este procedimiento conseguiría un importante ahorro energético y presupuestario. Cada vez que la Estación Espacial Internacional (EEI) requiere de abastecimiento de alimentos, agua y energía supone un coste de unos 33.000 dólares (24.166 euros) por kilo enviado al espacio, afirman en su comunicado.

Fuente: Biz Journal

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Ir arriba