Por qué al salir de casa, aunque no tengas síntomas, debes comportarte como si ya estuvieras contagiado

Hay muchas cosas sobre el SARS-CoV-2, el nuevo coronavirus causante de la actual pandemia, que a día de hoy todavía no sabemos; pero lo que sí parece cada vez más claro es que creer que nos encontramos perfectamente no es suficiente garantía de que no seamos portadores del virus.

“La mejor manera para que no nos contagiemos unos a otros es pensar que cada uno de nosotros está ya contagiado. Y hacer todos los esfuerzos para no contagiar a los demás”, explicaba Antoni Trilla, jefe de Medicina Preventiva y Epidemiología del Hospital Clinic de Barcelona en esta entrevista. “Este es el marco mental para entender por qué estamos recomendando hacer todas estas cosas, para reducir el número de contagios, fundamentalmente”.

Ese es también el consejo que ha dado Sanjay Gupta, médico y corresponsal médico de la CNN en Estados Unidos. Eso significa, según Gupta, no salir de casa si no es por un motivo esencial, no socializar con otras personas y proteger a quien tengas cerca de un posible contagio por tu parte.

Para eso:

  • lávate bien las manos también antes de salir de casa y no solo al volver.
  • intenta no tocarte la cara cuando estés fuera de casa no solo por no contaminarte con lo que hayas podido tocar antes, sino para no contaminar lo que toques después.
  • tápate la nariz y la boca con el interior del codo o un pañuelo de papel siempre que tosas o estornudes. Si usas un pañuelo, luego tíralo a una papelera o bolsa de basura de forma que nadie más tenga que entrar en contacto con él.
  • si utilizas guantes y mascarilla para salir, no te los quites hasta que vuelvas a estar en casa y deshazte de ellos adecuadamente.
  • mantén una distancia de 1-2 metros con otras personas.

El problema de las infecciones no detectadas

Según las evidencias disponibles hasta ahora, el COVID-19 se transmite principalmente por pacientes sintomáticos (que tienen síntomas) a otras personas con las que están en conctacto estrecho y continuado a través de gotículas de saliva o de superficies contaminadas. La presencia del virus es mayor en la zona de las vías respiratorias altas durante los primeros días de curso de la enfermedad.

El problema es que aunque esa sea la principal forma de contagio, no es la única. Por lo que sabemos de momento, el COVID-19 tiene un periodo de incubación que de media dura entre 5 y 6 días pero que puede alcanzar los 14, y durante este tiempo, algunas personas también pueden transmitir el virus a otros aunque aun no tengan síntomas.

Según un estudio publicado recientemente en la revista Science,  las infecciones no detectadas fueron responsables del 79% de los casos registrados de COVID-19 entre el 10 y el 23 de enero, cuando el brote se generalizó en China y comenzó a expandirse por el mundo.

El estudio no se refiere exactamente a pacientes presintomáticos, sino a personas que mostraron síntomas leves que no se identificaron con la infección y en las que ésta por tanto pasó desapercibida. Es cierto que este tipo de pacientes tienen un potencial infeccioso menor que las personas en las que el COVID-19 se manifiesta de forma más grave. Sin embargo, su alto número y su mayor movilidad facilitaron la expansión de la enfermedad de forma mucho más importante, según los autores del estudio.

De hecho, la cada vez más abundante evidencia sobre los contagios ocasionados por personas infectadas pero todavía sin síntomas es uno de los motivos por los que, según Robert Redfield, director de los Centros de Control de Enfermedades estadounidenses, esa institución se está planteando cambiar sus recomendaciones sobre el uso generalizado de mascarillas según cuenta The New York Times.

Este problema es especialmente pronunciado en lugares donde la capacidad de testado es baja. Así lo remarcan los autores de otro estudio publicado en The Lancet Infectious Disease: «los casos no detectados de COVID-19 probablemente se han extendido en casi todas partes del mundo, con un riesgo mayor en lugares con baja capacidad de detección y una gran conexión con el epicentro del brote».

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Ir arriba