¿Por qué el papel higiénico?: La psicología que está detrás de las compras de pánico provocadas por el covid-19

En medio del brote del coronavirus, los consumidores de todo el mundo se están apresurando a abastecerse de comida y otros productos, por temor a una posible cuarentena o a medidas más estrictas que las ya impuestas.

Las imágenes de interminables colas y filas de estantes vacíos llegan de los supermercados de todos los rincones del planeta: desde Italia, uno de los países más afectados por la pandemia, hasta países con morbilidad y mortalidad relativamente bajas, como Argentina o Canadá. 

Entre los productos más demandados suelen estar los fideos, el arroz y, siempre y en todas partes, el papel higiénico. Pero, ¿qué es exactamente lo que tienen estos rollos, para así desatar una histeria colectiva que a veces, incluso, llega a provocar enfrentamientos?

«Creo que probablemente [el papel higiénico] se destacó en las imágenes dramáticas en las redes sociales», supone Steven Taylor, profesor de psiquiatría en la Universidad de Columbia (Nueva York, EE.UU.),  «Los paquetes son bastante distintivos y eso se ha asociado en la mente de las personas como un símbolo de seguridad», opinó.

«Las personas sienten la necesidad de hacer algo para mantenerse seguros a sí mismos y a su familia, porque, ¿qué más pueden hacer, aparte de lavarse las manos y aislarse?», explicó Taylor, autor de ‘La psicología en pandemias’.

Por otra parte, esa actitud también podría estar relacionada con la aversión evolutiva de los humanos a las cosas que les disgustan. Cuando aparece un riesgo potencial de contraer una infección, este sentimiento se intensifica, afirmó Taylor. Según sus palabras, esto pordría ser una razón de por qué todo el mundo «se pegó al papel higiénico»: «es una forma de evitar el asco».

Otra teoría proviene del campo de la economía. Se trata del denominado ‘sesgo de riesgo cero’, una tendencia a elegir una estrategia en la que se elimina uno de varios riesgos, en lugar de una que reduzca varios de ellos aunque sea solo parcialmente.

«Yo supongo que queremos sentirnos en control y tener presupuestos limitados, así que vamos a comprar algo que es barato, que podemos almacenar, y sabemos en el fondo de nuestras mentes que vamos a usar de todos modos», opina la doctora Farasat Bokhari, economista de salud de la Universidad de Anglia del Este (Gran Bretaña). 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Ir arriba