Por qué un niño de 9 años con coronavirus no ha contagiado a ninguno de sus 172 contactos

No sabemos su nombre. Sólo su edad: 9 años. Su caso puede arrojar luz sobre cómo actúa el coronavirus en los niños y sobre todo puede revelar la capacidad real que tienen los menores para ser potenciales transmisores de la enfermedad. 

Ese niño de 9 años, positivo por SARS-Cov2, protagoniza una investigación del Centro de Enfermedades Infeccionas de Francia. El pequeño no contagió a ninguno de los 172 contactos que tuvo estando infectado. Su caso ha aflorado en el marco de una investigación sobre la expansión de la Covid-19 que pivota entorno a un paciente: Steve Walsh, el primer británico contagiado, tras participar en enero en un congreso en Singapur.

Tras regresar al Reino Unido, Walsh emprendió un viaje familiar de esquí a Contamines-Monjoi, en Este de Francia. Allí, compartió una cabaña con cinco miembros de su familia y otros cinco adultos. Todos acabarían contagiados y posteriormente tendrían que permanecer en cuarentena. El niño de 9 años era uno de ellos. 

Durante su estancia en la estación, el pequeño tomó clases de esquí en tres escuelas. Los investigadores llegaron a la conclusión de que durante sus vacaciones, el menor contactó con más de 170 personas. Y no contagió a ninguna, pese a tener distintos síntomas.PUBLICIDAD

Porque el niño no sólo estaba infectado por coronavirus. Al someterse a distintos test, se le detectaron además el virus de la gripe y del catarro común. Contagió a sus hermanos el catarro y la gripe, pero no la Covid-19.

Uno de los directores de la investigación, Kostas Danis, cree que «el potencial de transmisión del virus es completamente distinto en los niños». Los síntomas del menor eran leves y la carga viral de coronavirus era también menor que la de los adultos que compartieron vacaciones con él. «Puede que los niños no sean una fuente importante de transmisión del virus», afirma.

La pregunta es por qué. Y la respuesta parece tener relación con su sistema inmunológico, que rechazaría el virus de una forma más rápida y efectiva que en un cuerpo adulto.

El estudio cuestiona por tanto la efectividad real de medidas como el cierre de escuelas, una de las primeras decisiones que tomaron la mayoría de los países ante la embestida del coronavirus. El virólogo Jonathan Ball, de la Universidad de Nottingham opina que la lucha contra la pandemia pasa por delimitar cómo se transmite la enfermedad y «todavía no tenemos toda la información al respecto».

The Guardian

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Ir arriba