Prototipo de planta eléctrica basada en biocombustibles

Las celdas de combustible son pilas y baterías que, a diferencia de las comunes, tienen sus reactivos fuera de ellas. Cuando las comunes se agotan, se pueden desechar o recargar. Las celdas que proponen los investigadores tienen combustión con los reactivos que se les suministran desde afuera, como ocurre con los motores convencionales.
De ese modo, con el proyecto planteado, se tendría una planta eléctrica pequeña que, implica la parte electroquímica, electrónica, la conversión y potencia eléctrica, para lograr un modelo completo y de alta eficiencia.

La planta puede operar con etanol, además de combustibles como gas natural, biogás e hidrógeno, entre otros. El prototipo alcanza una potencia de hasta 30 vatios, con el acopio de varias pilas que conformarían la batería y que se basan en placas bipolares de tamaños pequeños.

Para lograr el funcionamiento de la planta, se articula el desarrollo de convertidores y sistemas de protección y control, electrónica de potencia y algunos dispositivos de bombeo para suministrar los combustibles, así como compresores para los gases. Los investigadores han desarrollado el proyecto a pequeña escala, suficiente para generar la energía necesaria para iluminar un cuarto grande con leds (emisores de luz) de potencia adecuados, que proporcionan una buena irradiación.

Este tipo de plantas tienen impactos benéficos para el medioambiente, debido a que son dispositivos de alta eficiencia y a que desarrollan una combustión a partir de biocombustibles e hidrógeno cuya reacción con el oxigeno produce agua. Todo lo cual los hace menos contaminantes.

El proyecto se encuentra en su etapa final, y se espera tener la pequeña planta funcionando, a finales del presente año. Luego se desarrollará la iniciativa de construirla a una escala más grande.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Ir arriba