Reciclando el reciclaje

pote-diarioecologia

Por: Miguel Garcés. Recuerdo que durante el apagón de principios de año, esas viejitas dueñas de teléfonos de disco se encontraron con más poder que los dueños de celulares o teléfonos inalámbricos. Y de repente, un país como el nuestro, cuya pueblo recibe más apagones que las tres papas calientes, parecía una nación del primer mundo por saber enfrentarse a la vida sin electricidad.

Actualmente, enfrentamos una crisis ecológica. Las revistas publican artículos sugiriendo cómo ahorrar dinero: usar cupones en el supermercado, apagar las luces cuando no estén en uso, caminar en vez de conducir lo más posible, reciclar.

Para los que han pasado la vida enfrentando crisis económicas a nivel personal, esos artículos son noticias de ayer.  Tengo una amiga, quien tiene cinco hijos, se encoje los hombros: “La gente se queja de que ya no puede comer fuera tres veces a la semana. “Que cocinen como el resto del mundo”.

Pienso en mi propio hogar, donde no comprábamos los plástico coloridos de Tupperware, sino que re-usábamos los envases de mantequilla para guardar comida. El placer de mis hermanos era el sencillo que ganaban en el supermercado al reciclar las botellas y latas.  Mi madre sembraba plantas en platos viejos o en galones de leche cortados por mitad.

El término que ahora usan las revistas  para justificar el resultante “look” de la frugalidad es “shabby chic”: tazas rotas sirviendo de floreros, un baúl de viaje como mesa de sala, los jeans salta-charcos convertidos en shorts de Bermuda, enmarcando un collage de imágenes de esas mismas revistas para decorar la entrada del hogar.

A los que viven la vida de lujo: aprendan de las abuelas y dejen de quejarse. Más vale reciclar la idea de reciclar.


Necesitamos tu ayuda para seguir informando

Estamos viviendo una emergencia sanitaria y económica llena de incertidumbres. Hay muchas preguntas y no siempre tenemos las respuestas, pero todo el equipo de DiarioEcologia trabaja con entrega para ayudarte a encontrar información fiable y acompañarte en estos momentos tan duros. Nunca había tenido tanto sentido nuestra misión de servicio público como ahora. Y a la vez nuestra situación económica nunca había sido tan frágil.
No te pedimos dinero, solo tu apoyo compartiendo esta nota haciendo click en el boton a continuacion >>>

Que opinas?