El azucar afecta nuestra memoria, la salud de nuestros órganos y provoca arrugas prematuras. Conoce los 8 efectos inesperados del consumo de la droga blanca

0001azuarcancer

El azúcar se ha convertido en un producto tan cotidiano que a menudo lo consumimos sin pensar en las consecuencias de ingerirlo. Pero este placer fácil y accesible tiene una cara oculta muy desagradable, advierten los médicos.

Para concienciar una vez más sobre el impacto de esta droga blanca legal en nuestro cuerpo, la revista ‘Time’ ha recopilado ocho hechos de cómo el azúcar afecta a nuestra fisiología y por qué debemos reducir su presencia en nuestra dieta.

1. El cerebro funciona peor
Según el endocrinólogo Robert Lustig, una dieta con altas cantidades de azúcar y fructosa hace que el proceso de aprendizaje y memorización sea más difícil.

2. Tenemos más hambre
Al activar las zonas de placer en el cerebro, así como el centro del apetito, el azúcar puede interferir con el sentimiento de saciedad. Es decir, una galleta no puede frenar el deseo de comer más dulces.

3. Envejecemos más rápido
El azúcar puede disminuir la reparación del colágeno, la proteína que proporciona un aspecto saludable a nuestra piel, lo que resulta en una reducción de su elasticidad y la aparición de arrugas prematuras.

. Engordamos
El exceso de fructosa y glucosa se convierte en grasa en el hígado, lo que aumenta el riesgo de obesidad, diabetes tipo 2 y enfermedades cardiovasculares.

5. Se dañan los tejidos
El azúcar acelera el proceso de oxidación en nuestras células, por lo que las proteínas, tejidos y órganos enteros pueden resultar dañados. Esto incrementa el riesgo de sufrir enfermedades hepáticas, insuficiencia renal y cataratas.

6. Crea adicción
Comer azúcar lleva a la liberación de dopamina, el neurotransmisor que nos hace querer más de lo que nos provoca placer. A medida que las neuronas receptoras de dopamina se sobreestimulan, el número de receptores que responden disminuye, de manera que cada vez se necesita una mayor cantidad de dopamina para obtener el mismo placer.

7. Los dulces causan aún más estrés
Los dulces pueden disminuir el cortisol, la hormona del estrés, pero solo a corto plazo. Y es que el consumo continuo de carbohidratos refinados azucarados aumenta el riesgo de resistencia a la insulina, que afecta el cuerpo desde el interior. Para calmarse es mejor sudar que comer: “El ejercicio es el mejor tratamiento para el estrés. Te hace sentir bien y reduce el cortisol”, señala el doctor Lustig.

8. La energía sube, pero luego baja
Los carbohidratos refinados, como los del pan blanco y la pasta, causan un aumento rápido de la glucosa en la sangre, por lo que uno se siente más enérgico durante un tiempo. Sin embargo, este aumento de la energía a corto plazo puede hacer que al cabo de cierto tiempo nos sintamos más cansados.