Según la Casa Blanca, el planeta ya está condenado a un “futuro recalentado”.

1Obama_diarioecologia.jpg

El cambio climático no es algo que pueda pasar, es algo que ya está pasando. El último informe en llamar la atención llega de la Casa Blanca, advierte que solo “un gran cambio” frenará el calentamiento global.

Según la Casa Blanca, el planeta ya está condenado a un “futuro recalentado”. Un aumento de las temperaturas de casi 1,1 grados centígrados en el último siglo ha provocado que las olas de calor sean cada vez más comunes, que los incendios empeoren, que aumenten las lluvias torrenciales y que el agua escasee en las regiones más secas del país, según un documento de la Presidencia de EE.UU.

Los efectos del cambio climático, lejos de ser una amenaza distante, se notan ya en cada rincón de EU, condenado a un “futuro recalentado” por temperaturas que seguirán subiendo en las próximas décadas.

Líneas ferroviarias inundadas, sequías más agrasivas y más frecuentes, mayores incendios forestales… Estas son sólo algunas de las alarmantes predicciones del informe sobre el cambio climático que la Casa Blanca ha publicado hoy. Gran parte del segundo mandato del presidente Barack Obama ha consistido en preparar a los ciudadanos para los efectos que traerá el aumento de las de las temperaturas, la subida del nivel del mar y otros efectos del cambio del clima.

“El cambio climático ha dejado de ser un problema del futuro para afianzarse firmemente en el presente”, apunta el Observatorio del Clima de EEUU. Esta oficina asegura que la evidencia del cambio climático producido por el hombre “continúan creciendo” y que su impacto “está en aumentando en todo el país”. “Los estadounidenses están notando los cambios a su alrededor”, asegura el informe, comparando sus cifras con las del año pasado. “Los veranos son más largos y más caliente, la lluvia viene en tormentas cargadas”… Más de 300 expertos han colaborado para producir el informe que ha ido elaborándose a lo largo de diferentes actualizaciones desde el publicado en 2009, según publica CNN.

En un comunicado emitido con motivo de la publicación del informe, la Casa Blanca ha pedido una respuesta rápida. “Los resultados de esta evaluación ponen de relieve la necesidad de adoptar medidas urgentes para combatir las amenazas del cambio climático, proteger a los ciudadanos y a las comunidades, y construir un futuro sostenible para nuestros hijos y nietos”, remarcan. Obama y su administración llevan mucho tiempo advirtiendo de que el cambio climático ya está afectando a las comunidades.

El informe presenta una gran cantidad de conocimiento práctico que puede ser puesto en marcha por los ciudadanos mientras se enfrentan a las consecuencias, como períodos de sequía y el aumento del riesgo de incendios forestales. “Hay que llevar el problema del cambio climático a nivel regional, para que estas comunidades puedan hacer sus propias planificaciones”, asegura John Podesta, consejero del Observatorio. Así, el informe trocea el país en regiones e identifica los riesgos singulares para cada área.

En el noreste densamente poblado, las líneas de ferrocarril y otras infraestructuras podrían verse inundadas si el nivel del mar se eleva. La zona de las grandes llanuras podría experimentar sequías y olas de calor más intensas “con mayor frecuencia”. Y podrían producirse más incendios forestales en el Oeste, que pondrían en peligro la agricultura y a los residentes de estas zonas.

Obama se ha comprometido a renovar sus esfuerzos en materia de cambio climático durante su segundo mandato. De momento, ha introducido nuevas normas sobre emisiones de los camiones y ha creado “centros del clima” que ayudan a las empresas a prepararse para los efectos del cambio climático, aunque también ha recibido numerosas críticas por parte de grupos medioambientales que consideran que su administración sigue apostando por la dependencia de la energía procedente de combustibles fósiles, que contribuyen precisamente a provocar los efectos del cambio climático.