¿Y si cubrimos las autopistas con paneles solares?

Solar-Roadways

Por Miguel Artime. Scott Brusaw es un ingeniero eléctrico estadounidense preocupado por el medioambiente y con alma de inventor. Cuando hace unos años su mujer Julie salió deprimida del cine tras ver el documental “Una verdad inconveniente” realizado por el ex-vicepresidente de los EE.UU, Al Gore, Scott decidió que podía aplicar sus conocimientos para combatir el calentamiento global.

Hoy, tras haber fundado la empresa Solar Roadways que fabrica pavimientos energéticos con paneles solares hexagonales sobre los cuales se puede circular, y tras convertir su idea en un fenómeno viral gracias al apoyo de las redes sociales y de algunos famosos, su sueño de reformar las autopistas para que generen energía está un poquito más cerca.

Empresas como Solar Roadways están prosperando gracias a un gran movimiento popular medioambientalista que busca desarrollar nuevos medios de generación de energía renovable que se integren en la sociedad. El mercado es floreciente y casi virgen, por lo que atrae la atención de muchos inversores.

Scott, que ya tiene prototipos instalados a pequeña escala, defiende la utilidad de sus paneles, que pueden soportar el trajín de vehículos grandes y pequeños, y también las inclemencias del tiempo, mientras generan electricidad.
Según él, su idea tiene algo que contenta a todo el mundo. “A los ecologistas les encanta, y a los que niegan el cambio climático también, porque genera puestos de trabajo”.

La idea, que puede parecer un poco quijotesca de buenas a primeras, ha conseguido enamorar tanto al gobierno de los Estados Unidos, que la ha financiado con 850.000 dólares en subvenciones, como a los contribuyentes, que han aportado al proyecto más de 2 millones de dólares a través de una web de crowdfunding.

solar-roadway