Desechos de cebollas convertidos en electricidad

Por: Yolanda Arenales

Sacar más de un millón de dólares anuales de la basura no es fácil. De hecho, a Steven Gill, socio fundador de Gills Onions, en Oxnard, Estados Unidos le ha costado ríos de lágrimas. Sin embargo, este empresario, al frente de la procesadora de cebolla fresca más grande del país se siente orgulloso de ser los primeros productores de electricidad a partir de desechos de cebolla del mundo.

Extrayendo el jugo de los desperdicios, y dejándolos fermentar, se crea suficiente biogás (creado por degradación de material orgánica) como para alimentar dos sistemas de celda de combustible de 300 kilowatios cada uno.
Eso representa entre el 35 y 40% del total de la factura de electricidad de la compañía, traduciéndose en un ahorro de 700,000 dólares anuales, a los que se suman los 400,000 dólares que cada año gastaba la compañía para eliminar los desechos que ahora convierte en energía.

Cuando los desperdicios se vierten en suelo agrícola para que sirvan de abono, generan grandes cantidades de bióxido de carbono y como en el proceso actual la fermentación de los mismos se realiza tanques, se logra ahorrar 30,000 toneladas anuales de CO2.

Onion Waste Converted to Electricity at California Processing Plant

1 comentario en “Desechos de cebollas convertidos en electricidad”

  1. Pingback: Bitacoras.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Ir arriba